Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

sábado, 30 de abril de 2011

"El dia del minotauro" de Thomas Burnett Swann



“El día del minotauro” es una de esas bonitas historias en las que se nos cuenta como, en el lejano pasado, un pueblo vivía en paz y armonía con la naturaleza, hasta que llegaron los primeros y agresivos representantes de la civilización occidental y los exterminaron. En este caso es un pueblo de bestias prehumanas. Como odio este tipo de historias. Y también sus parientes alienígenas tipo Avatar, con adoración a Gaía la diosa madre y todas esas cosas.

Entiendo porque a la gente le gustan estas ideologías. Son ecologistas. Son feministas. Son pacifistas. No creo que nadie con dos dedos de frente pueda tener nada en contra de estos ideales. Pero dan una idea demasiado idealizada de la vida rural, no tienen en cuenta lo dura que es. Me recuerdan mucho a las novelas militaristas. Soy mas capaz de disfrutar estas, con todo eso de matar y destruir, marchar frente a un enemigo superior, la camaradería entre los compañeros y esas memeces. Pero cuando leo algún excesivo canto a las virtudes castrenses, pienso que al autor deberían ponerle a hacer la mili, y que verías lo pronto que se le pasaba la tontería, en cuanto tuviera que desfilar con el equipo completo a la espalda y pasar la noche haciendo guardia.

Con esta gente igual, ya me gustaría verles con un azadón, dedicándose a arar los campos, de sol a sol y sin máquinas. ¿Una vida más simple? Quizá. Pero también mas dura. Además, estas historias son muy hipócritas. Sus protagonistas siempre suelen ser pacíficos agricultores, puesto que la agricultura es una profesión pacífica y políticamente correcta. Cuando la agricultura y la ganadería son frutos del mismo esfuerzo falócrata que nos ha llevado erigir rascacielos, contaminar el mar y el calentamiento global. “Vivir en armonía con la naturaleza”, implicaría grupos nómadas de cazadores-recolectores, que por cierto, no tendrían mucho tiempo para sus manifestaciones artísticas. Y si ti parece que terminar un proyecto a tiempo de la fecha de entrega es estresante, pregúntate lo que experimentará un cazador de cuya labor depende que toda su tribu no muera de hambre cuando los animales ya se lo conozcan, o sea la época en la migran sus presas. El equilibrio con el entorno es un bonito eufemismo para decir que la mitad de tus hijos morirán de hambre o enfermedad antes de llegar a la pubertad.

No me entendáis mal, el mundo se va a la mierda, remediar, o al menos paliar, el desastre que estamos haciendo con nuestro planeta debería ser una obligación personal de cada uno de nosotros, sin embargo, no le veo soluciones fáciles, eventos de extinción masiva aparte, y no acaban de parecerme buena idea. No estoy seguro de que arreglen nada, por otro lado.

Bueno, menuda diatriba. Este libro cuenta la historia de una princesa de Creta y su hermano, que, cuando la isla es invadida por los aqueos, se refugian en el bosque, entre las bestias del mismo, en casa de un minotauro que es el narrador de la historia.

¡Aghhhh! ¡Lo he rebelado! Bueno que se le va a hacer. La naturaleza del narrador no se revela hasta el final del segundo capítulo y es un gran cierto. Bueno, de perdidos al río. El minotauro y la chica se enamoran, aunque a ella le costará reconocerlo, y se empeñara en revolverle la casa, ponerle zapatillas y hacerle vestir bien, y se enfadará cuando vengan sus amigos por casa a emborracharse. Finalmente los aqueos atacarán el bosque y habrá batallas.

Los personajes son tópicos y arquetípicos y no hay que entender esto como una crítica. Probablemente sea totalmente intencionado. Porque este librito, es un cuento, una fábula. Y si debiéramos puntuarlo de acuerdo a como el autor logra sus intenciones, habría que darle un diez. Sensible, poético, con sentido del humor, ternura y erotismo. Todo ello muy bonito, tal vez demasiado para mi gusto. Puede que no me guste lo que cuenta, pero lo cuenta muy bien.

Por último, me gustaría agradecer la labor de la librería Framauro, sin cuya colaboración no podría haberse escrito esta entrada, porque no habría leido el libro.

lunes, 25 de abril de 2011

Odisea de Jack McDevitt




El majete de Stephen King dice en la portada que Jack McDevitt es el heredero natural de Asimov y Clarke. !Que majo es Stephen King! !Como deben de quererle sus amigos!. Sus recomendaciones son tan exageradas que creo que ya no engañan a nadie. De hecho, ha glorificado a tanta gente, que no es posible que todos sean sus amigos. Generosidad desinteresada que diríamos. Queda claro que no le veo mucho relacon con Asimov o Clarke. Si acaso con Henlein, y tampoco está a la altura.

Dicho esto, parece que me esté dedicando a ponerle verde, cuando esa no es mi intención. Mi opinión esta fundamentada en la serie de la academia o como se llame, no he leido otras novelas suyas, pero como ya son unas cuantas, 5, no creo que haya grandes sorpresas. McDevitt es un autor que me resulta simpatico por su total falta de ambiciones. McDevitt es consciente de que NO está escribiendo literatura, de que NO pretende renovar la ciencia ficción. Maldita sea, si es que podemos decir que NO tiene ideas propias.

Solo pretende hacer meros entretenimientos agradables, faciles de entender, no agresivos, y carentes de auténtico dramatismo. Absolutamente nada que objetar. Si acaso que son demasiado largos. No me entiendan mal, en comparación con las biblias que se hacen ahora, las novelas de Jack McDevitt son bastante cortas, y no cae en los vicios de la space opera moderna, de demostrar el talento y la inventiva en descripciones de espectaculares entornos en los que no ocurre nada importante para la trama. Pero aún así, le sobran la mitad de las paginas. Algunas de sus novelas habrían sido estupendos relatos largos, pero como novelas sufren una alarmante falta de chicha. Digamos que, para el esfuerzo que requiere leer un libro, es frustante no obtener mas que lo que ofrece una película del género. O mas exactamente, un capítulo de Star Trek.

La serie de la academia transcurre en un universo de "Las máquinas de Dios", en el que la humanidad dispone del viaje interestelar y los consabidos campos de fuerza. pero no hay colonias, ni expansión, fuera de estaciones científicas y algún establecimiento turístico, la humanidad sigue en la tierra. Y quitando que la realidad virtual ha sustituido a la televisión, el mundo es practicamente igual que aquel en el que vivimos.

Se han encontrado ruinas de civilizaciones alienígenas desaparecidas, pero ninguna otra especie viajera de las estrellas. Los argumentos de los sucesivos libros consisten en que un grupo de personas, inicialmente arqueólogos, pero luego han variado y han sido hasta civilizaciones aliénigenas preindustriales, sufre un accidente, o se queda varado en el camino de una inminente catástrofe, y hay que organizar una operacion de rescate. Para darle emoción, alguna cosa sale mal, se pierde a algún rescatado y algún rescatador se sacrifica heroicamente, lo que debería darle emotividad. Vamos, como en las pelis de catástrofes.

En esta ocasión, con propósitos propagandísticos, se hace una expedición para investigar las apariciones de objetos misteriosos que vuelan en formación y han sido avistados por muchas naves de linea. La idea de los OVNIS como fenómeno perenne que se adapta a la psicología de la época mola, pero Ian Watson ya la trató con mas detalle y no se profundiza. Esta expedición está compuesta por una piloto, un periodsta cascarrabias, un relaciones pública y una adolescente buenrollista que quiere ser piloto. Semejante grupo salvaje se va de gira turística y se lo pasa muy bien durante unas vacaciones que duran hasta mas allá de la mitad de la novela. Esta parte recuerda poderosamente a la obra de Enyd Blyton. Entonces un extraterrestre misterioso se aparece a la adolescente cuando todos los demás están durmiendo, y la dice que van a destruir el colisionador de partículas de Bruselas...digo, no, uno mas grande que están construyendo en el espacio. Así que a convencer a los adultos y a organizar una misión de rescate.

Las útlimas sesenta páginas o así, (hay que quitar las diez últimas), hay que reconocer que son vibrantes, y que resulta duro interrumpir su lectura. Es de agradecer la falta de violencia y xenofobia de las obras de McDevitt. En sus novelas de aventuras no hay batallas ni asesinatos. Bueno, en este caso, los misteriosos extraterrestres se pasan tres pueblos en su intento de evitar que los experimentos de los humanos destruyan el universo, pero, por lo general, el enemigo no es el otro, sino la estrechez de miras, la ineptitud, la incompetencia criminal y la mala suerte. Vamos como la vida misma.

Aunque nunca originales, McDevitt suele tratar temas interesantes, pero nunca profundiza en ellos. Junto a la trama de los ovnis y los experimentos desbocados, hay una muy secundaria, sobre el juicio al que es sometido un hombre que agredió a un cura, porque el adoctrinamiento religioso que recibió de él durante la infancia, con especial atención al infierno, le ha amargado la vida. Resulta humano y despierta simpatias, pero está poco desarrollado.

En cuanto a aspectos puramente cienciaficcioneros, en algún momento parece demostrar buenos conocimientos de astronomía, pero no están integrados en la trama. No existen especulaciones científicas, ni de ningún otro tipo

Como es habitual en la obra McDevitt , los personajes brillan por su ausencia. En algún momento se no dá una charla sobre su personalidad que se repite luego una y otra vez, pero eso es todo. sus acciones no se corresponden con lo explicado (cosa que es mas dificil de lo que parece), sino con la función que tienen en la trama y se repite una y otra vez la caracterísitca que se considera dominante de cada uno. La única excepción es McAllister, el periodista cínico y buscalíos. Sus frecuentes citas y textos, componen un personaje divertido y con mala leche, excéptico y desesperanzado, .... y mucho mas interesante de lo que parece el propio McAllister cuando asumimos su punto de vista.

Conclusión: pues lo que dije al principio, un entretenimiento honrado, sin pretensiones, no demasiado largo y aún así hinchado, sin complicaciones, ni originalidad, ni profundidad. Teóricamente lo desaconsejaria a la gente con mas de quince años, pero en vista del boom de la literatura juvenil entre el público adulto, tal vez deberia hacer lo contrario. Recomendado para aquellos que busquen revivir sus tiempos mozos, con historias mil veces vistas, que les hagan recordar las que se publicaban en los años setenta, o mas probablemente, las que veían en televisión.

Lo que, ya digo, no tiene nada de malo.

jueves, 21 de abril de 2011

"La bestia! A.E. Van Vogt




Bueno, bueno, creo que intentar analizar esta novela sin desglosar su argumento es imposible. Así que a partir de ahora, spoilers a mansalva. Total, es de 1963, según la wikipedia, pero me huelo de que debe ser mas vieja en realidad, y es totalmente inencontrable en español, excepto por medios digitales. Y dudo que se pueda analizar.

Empecemos: Jim Pendrake, un veterano de aviación de una guerra con la china en la que perdió un brazo, encuentra un extraño motor en el campo, que parece funcionar eternamente sin ninguna fuente de energía. Poco después unos tipos misteriosos se lo roban y descubre que su brazo perdido le está creciendo. Investiga que científicos podrían haberlo desarrollado. El mejor candidato esta involucrado en un programa de colonización, que busca parejas casadas para enviarlas como colonos (no queda claro si a Europa o a Venus). Se presenta para una entrevista allí con su ex-mujer y les drogan y duermen a ambos. Y......

Jim Pendrake lleva cinco años dirigiendo una empresa cuando uno de sus subordinados comenta que las cosas han mejorado mucho en los dos años que lleva a cargo de ella. Extrañado por la discrepancia con sus recuerdos, si cuenta el tiempo que llevaba antes de dirigirla van por quince o toda la vida, empieza a investigar su pasado y descubre anodanado que perdió un brazo en la guerra, aunque tiene los dos, que el nombre de su mujer no coincide e investigando descubre que todo el mundo, en el trabajo, su mujer, sus criados, están intentando engañarle sobre su autentico pasado.

Pero apenas ha descubierto esto, es secuestrado por la guardia femenina del presidente de los EE UU (largo de explicar), porque la exposición a las radiaciones del motor hace que su sangre permita rejuvenecer a los que tengan el mismo grupo sanguíneo, escapa de ellas, (a costa de volver a perder un brazo, que regenera), pierde la memoria, se reune con su autentica esposa (ahora si, recién llegada de Venus), ella le cuenta su historia, y vuelve al centro de colonización a investigar, donde unos nazis alemanes que escaparon a la II guerra mundial (la novela transcurre en un lejano futuro de la década de los 70 del pasado siglo), le secuestran y le llevan a su base secreta en la luna, pero consigue hacer estrellarse la nave, y encuentra un acceso al centro de la luna, donde hay una comunidad de inmortales, formada por gente del oeste americano, tiranizados por un neandertal, que llegaron allí gracias a una extraña máquina que intercambia espacio entre la tierra y la luna, dirige una revolución contra el neandertal y.......


En fin, creo que podemos hacernos una idea. A E Van Vogt es uno de los grandes de la ciencia ficción clásica. Un grande menor, ciertamente, aunque ya caído en el olvido. En "La edad de oro", decía Asimov que él, Van Vogt y Robert A. Henlein publicaron su primer relato en el mismo ejemplar de "Astounding". Tengo mis dudas sobre si eso es cierto o es una mala traducción. Asimov decía que la diferencia es que los otros dos fueron geniales desde el comienzo, y él tuvo que currárselo. Parece mucho decir. Tremendamente popular en su día, reivindicado por los franceses, Van Vogt está hoy muy olvidado, aunque Philip K. Dick reconociera su influencia.

Juan Carlos Planells decía que su método de escritura consistía en "introducir un elemento nuevo o dar un giro radical a la historia cada página y media, aproximadamente, para desconcertar al lector". Parece totalmente acertado, si juzgamos por esta novela, una y otra vez toma un nuevo curso, completamente diferente del anterior y cada vez mas delirante, incluyendo la inevitable conversión del protagonista en superhombre que lo arregla todo por su inteligencia superior, con una escalofriante despreocupación a la hora de dominar mentes mas débiles que la suya por su propio bien. Sin embargo, de algún modo, al final Van Vogt se las apaña para darle a todo mas o menos sentido y hacer que las piezas encajen, lo que parecía imposible. Como las cosas ocurren tan deprisa, resulta imposible aburrirse. Los personajes, no es que estén muy desarrollados, pero por lo general, si exceptuamos a los secundarios, no son tópicos, son extravagantes, como la trama. Es imposibles percatarse de la su calidad literaria o ausencia de la misma, porque la traducción que he encontrado necesita de la creación de nuevos adjetivos: "infecta", se queda corta para definirla. Parece hecha con el corrector automático del google y revisada por un argentino del siglo XIX, es merito exclusivo de Van Vogt que me haya acabado la novela, cuando la traducción la hace casi incomprensible.

Por lo general, me tomo como una obligación establecer un veredicto o una recomendación sobre cada novela que reseño, pero aquí reconozco estar perplejo. ¿Es un buen libro? Rotundamente no. ¿Es entretenido? Por supuesto. Su lectura te volverá un nostálgico de la edad de oro de la ciencia ficción, cuando en las novelas ocurrían cosas y no había espacio para la paja. Aquí ocurren tantas cosas, que llegaras a desear que ocurrieran menos, y que hubiera mas explicaciones. Pero en apenas 200 paginas encontrarás mas ideas que en los mamotetros de 600 que se producen en serie en los días presentes.

Si quieres saber mas sobre el autor, puedes leer el post de Juan Carlos Planells aquí

jueves, 14 de abril de 2011

Grupo AJEC necesita ayuda

Recordemos que la editorial Grupo AJEC está pasando malos momentos, por culpa de las distribuidoras, y si todo lo que se lee por Internet es cierto, por las práctica mafiosas de sus rivales, así que necesita urgentemente suscripciones para podern seguir publicando.

Reproduzco el mensaje de su editor:

El pasado viernes 18 de marzo lanzamos un llamamiento para pedir ayuda a lectores y simpatizantes para seguir adelante y salir de esta mala situación.

La ayuda consistía que conseguir nuevos suscriptores para AJEC, conseguir una pequeña inyección económica y salvar un escollo importante al que nos ha llevado la desidia de nuestro antiguo distribuidor.


Hemos conseguido en estas semanas varias docenas de suscriptores que nos han apoyado con esfuerzo para seguir adelante, pero seguimos necesitando la ayuda de todos vosotros. Por lo que seguimos abiertos para conseguir más suscriptores.


La suscripción que proponemos tiene dos modalides


* Suscripción a una de nuestras colecciones (Arrakis, Penumbra, Tangentes, Albemuth, Histórica). De este modo iréis recibiendo en vuestro domicilio todas las novedades de esa colección mientras reste dinero en la cuenta tras hacer el ingreso.


* Suscripción por títulos individuales (ya publicados o de próxima aparición). En este caso podéis escoger aquéllos títulos que deséis. Se enviarán los ya publicados en un primer envío, y conforme aparezcan los de próxima publicación se irán enviando. En este caso es necesario hacer un ingreso por el total de los libros solicitados.


En ambos casos hay un 20% de descuento sobre el PVP y además un libro gratuito, sin gastos de envío.


Os podéis suscribir mediante un ingreso (libre, pero preferiblemente mínimo de 50 euros), en el número de cuenta:


3058 0181 08 2810009790, de Cajamar


con confirmación del mismo en el correo
grupo_ajec@msn.com , o bien editor@grupoajec.es con vuestros datos y direcciones para los envíos.

Para cualquier consulta, bien sobre la suscripción, o bien sobre los precios de los libros, podéis escribir a
grupo_ajec@msn.com y estaré encantado de resolver vuestras preguntas.

En la web
www.grupoajec.es se puede consultar todo nuestro catálogo desde: http://www.grupoajec.es/index.php?option=com_content&view=article&id=148:catalogo-de-ajec-en-pdf&catid=9:noticias-ajec&Itemid=32

Confiamos que con la ayuda recabada, y entre todos podamos salir adelante para continuar editando nuestros géneros favoritos. Muchas gracias por vuestro apoyo por anticipado.


Raúl Gonzálvez.



En su fondo hay de todo incluyendo una novela de Greg Egan, y entre sus próximos lanzamientos estaban previstas novelas de Daniel Mares, Rafael Marin, Angel Torres Quesada y Juan Miguel Aguiler con Javier Redal, juntos again, al pareer.

Suscripción a "Las Monarquías de Dios"



Bueno, con solo 5 seguidores que tengo, no creo que tenga mucho efecto, pero si se traduce en suscripciones alabado sea yo y mi circunstancia. La editorial Alamut se las ha visto en un grave problema cuando la distribuidora se ha negado a distribuir el tercer volumen de "Las monarquías de Dios", de Paul Kearney. La crisis que nos va jodiendo a todos, parece.

Finalmente, en un loable intento de no dejar colgado a nadie que hubiera empezado la serie, se han decidido por la suscripción. La idea es esta, todo aquel que se suscriba a la serie recibirá puntualmente todos los volúmenes de la misma (que son 5 y se encuentra ya finalizada), y si se consigue un mínimo de 150 suscripciones, además, se hará el esfuerzo de distribuirlos por las librerías y puntos de venta habituales.

Esta serie de fantasía inspirada en hechos históricos está recibiendo magníficas críticas tanto en el extranjero como en España, al menos de los dos libros que se han publicado.

Mas información aquí

"Robin Hood el proscrito" de Angus Donald



Soy un viejo fan de Robin Hood, tengo tendencia a devorar todo lo que encuentro sobre este personaje (y sobre el rey Arturo, Sherlock Holmes y Flash Gordon), la patria de uno es su infancia, que dice el Reverte. Asi que si algún dia crezco seré un patriota.

Nos encontramos pues con la antepenúltima versión de Robin Hood. Esta se caracteriza por una cierta desmitificación del personaje. Robin Hood es aquí un sujeto mas oscuro, que se caracteriza por la crueldad que es capaz de mostrar con sus enemigos y, sobre todo, con los traidores. Robin Hood opera como una ley al margen de la ley un señor feudal oficioso, que cobra impuestos y ejerce de juez y protector que toma duras represalias contra los que atacan a los pueblos bajo su protección. En diversas entrevistas Angus Donald ha comparado su versión con los Corleone y los bandoleros. Mas que una banda, dispone de una organización, una caravana itinerante, aunque también posea la inevitable base en lo mas oscuro del bosque y una red de espías.

La historia es narrada en primera persona por Adam A. Bell, ya anciano y retirado de peleas y aventuras. No soy un experto, pero no creo que exista una versión canónica de Robin Hood (como en mi opinión tampoco la hay del rey Arturo), por lo que sé, todo lo que se ha escrito y fabulado son interpretaciones exclusivas de cada autor, derivadas de unas canciones medievales. En los últimos tiempos, la influencia de la película de Kevin Costner es brutal, y no hay casi versión nueva en la que no sea un veterano de las cruzadas que encuentra el país oprimido por la tiranía a su regreso, cosa inédita hasta entonces.

Angus Donald mismamente se suma a esta corriente, o lo hará, pues el libro termina cuando se hace amigo de Ricardo Corazón de León y se marcha a las cruzadas. Incluso parece anticiparse a la de Russel Crowe y Ridley Scott, pues unos comentario del narrador anticipan que en el futuro obligará a un monarca a reconcerles sus derechos. Para colmo, esta obra Robin Hood es de ascendencia normanda, cosa sorprendente en un personaje que tradicionalmente es el adalid del pueblo sajón ante los desmanes de los invasores normandos.

Así, tanto el propio Robin Hood como sus compañeros y sus personalidades varían entre cada versión. Little John y Fray Tuck suelen estar siempre y son casi siempre mas o menos iguales. Will Scarleth y Adam A. Bell, no y varían mucho (Kevin Costner convirtió a Will Scarleth en su hermano). Cuando sale Adam A. Bell suele ser un juglar o trovador que acompaña a la banda y a veces espía para ellos, o les hace publicidad y relaciones públicas cantando sus azañas.

En esta ocasión es un muchacho que tras ser descubierto robando una empanada, y estar a punto de perder una mano, ha de refugiarse entre los proscritos del bosque (a los que le entrega su propia madre, lo que indica la confianza que tiene el pueblo en ellos). Robin se encargará de que aprenda a pelear, y a tocar la viola y a cantar. En este aspecto, Angus Donald demuestra un buen conocimiento de la música medieval, tema que por desgracia no me interesa lo mas mínimo.

!Como molan las novelas de aventuras!. Este pensamiento debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar esta novela. Porque por encima de todo, es una novela de aventuras, no pretende ser un sesudo análisis de la mentalidad medieval, ni explorar el simbolismo del bosque primordial y sus habitantes, ni satirizar la actualidad. Lo que pretende es entretener y contar una historia emocionante. Y eso lo consigue plenamente. Hay muchos lances y peligros, peleas y batallas, persecuciones, e incluso un par de escenas que parecen de novela de terror. Añadamos que las situaciones y los personajes son lo suficientemente creíbles, las batallas son bastante horribles y brutales, las mujeres ni suspiran ni se desmayan ni son espadachinas pioneras del feminismo fuera de su época. Los héroes sucumben a la tortura, tienen miedo y pueden ser egoístas y crueles.

De hecho lo que mas distingue a la obra es el intento de desmitificar a Robin Hood, de no mostrarlo como el inocente héroe despreocupado habitual, hasta tal extremo que un amigo mio se refiere a este libro como "El Robin Hood psicopata". Algo de ello hay, Robin Hood es un hombre valiente y buen compañero, que guarda una profunda ira dentro de sí mismo que aparece de forma explosiva a veces, aunque mas a menudo se comporta como un tipo frio capaz de rumiar horribles venganzas.

Pero aunque mi valoración es mas bien positiva, hay algunas debilidades que no me han convencido. Los momentos de humor, intentos de volver entrañables a los personajes, me han parecido bastante malillos y repetitivos. Algunos personajes y algunas escenas me han resultado, como diria yo...., demasiado "Holywoodienses". Estoy pensando, en concreto, en el amigo judio lanzador de cuchillos.

La evolución de Adam A. Bell es muy tópica, aunque eso tal vez sea inevitable, es la típica historia de niño que se convierte en hombre, que admira-teme a su héroe, de cuya amante se enamora platónicamente, tiene un rival durante su aprendizaje que se acaba convirtiendo en su peor enemigo. Nada especialmente grave, dicen que no hay historias originales, que lo que importante es como nos las cuentan, pero todo bastante manido.

La escena del sacrificio humano me parece metida con calzador. En el epilogo histórico Angus Donald admite su poca verosimilitud, pero que la introdujo porque le fascina la posibilidad de que persistieran cultos paganos en la britania del siglo ..... Pero es que aparte de su poca credibilidad, no aporta mucho a la trama, se supone que es el elemento definitivo que pudo decidir al traidor, (del que hablaré a continuacion), pero eso es falso, este ya operaba antes de que se produjera, y la tensión que pueda causar entre los miembros de la banda es, a la postre, irrelevante. Da la sensación de un "pegote", que puso ahí porque la escena le molaba, sin mas. Y por cierto, acabo de leer que en realidad los cultos paganos pervivieron durante mucho mas tiempo, hay que ver que cosas.

Y hablemos del traidor. Se supone que hay una especie de trama de intriga. Digo se supone. No digo un lector avispado, sino uno medianamente despistado, se da cuenta de que hay un traidor en la banda y de quien es, mucho antes que los protagonistas lo sepan. Podría esta hecho aposta, pero, si es así, ¿a que vienen las conversaciones en las que enumeran a los sospechosos? No son muchas, puede que solo una, pero su sentido narrativo se me escapa, ¿a que discutir un enigma del que se conoce la respuesta? Igual es una cuestión de honradez con el punto de vista narrativo elegido, el lector la conoce pero no los personajes, asi que estos pueden sospechar. Pero entonces, ¿porque cierra la novela con la muy poco impactante revelación del culpable y una confesión que parece sacada de un final de "Se ha escrito un crimen"?

Acaba de salir la segunda parte, y la única razón por la que no estoy seguro de si comprarla o no, es que la contraportada dice que junto a la puramente aventurera, hay una trama de intriga, y que se tienen que enfrentar a un traidor en sus propias filas. ¿Otra vez? ¿No es un poco repetitivo? Además que ha sido la parte que peor le ha quedado .

Estas consideraciones pueden dar la sensación de que me haya parecido muy mala novela. Nada mas lejos de mi intención, como ya dije, me lo he pasado muy bien leyéndola, es una buena novela de aventuras.

domingo, 10 de abril de 2011

Crossed



Bueno,pues aquí tenemos un comic de Carth Ennis. (Y de Jacen Burrows). Se ha hablado mucho de ste comic, a raíz de sus parecidos con "Los muertos vivientes". "Crossed", a pesar de todo, tiene una ventaja sobre esta última, este tomo es todo lo que hay. Las continuaciones inéditas en España, son historias situadas en el mismo universo pero con diferentes protagonistas, y realizadas por otros autores. En fin, ambas cuentan la historia de un grupo de supervivientes en un mundo devastado. En la de Ennis, como en las películas modernas, no son zombies, son infectados. Se desconoce el origen de la enfermedad, la carne no se cae a cachos ni se ponen los ojos en blanco, aunque aparece una cruz en medio del rostro, están de muy buen humor (ríen y sonríen continuamente) y para mas inri, no acaban de perder su inteligencia, son capaces de utilizar armas y son muy imaginativos inventando maneras de torturar y asesinar a sus víctimas.

La historia avanza a dos velocidades, por un lado se nos cuenta el día a día de un grupo de superviviente, y por otro, el brusco comienzo de la infección y como se reunen bajo la dirección de una dura camarera de una cafetería. Ennis abunda en detalles desagradables, mutilaciones y violaciones están a la orden del día, como manda su peculiar sentido del humor, pero afortunadamente, según avanza la historia, se va centrando mas en los personajes y menos en las astracanadas. Pero, al contrario que en "Los muertos vivientes", que tiene un amplio reparto coral perfectamente desarrollado, Ennis se centra en dos personajes principalmente: Cindy y Stan (Puta con el mocoso y el capullo gafotas), el resto están menos dibujados y llevan el cartel de "cadaver" pegado en la frente, aunque con puntualizaciones. Hay algún personaje que sale en un flashback y que dura muy poco que es conmovedor, y tambien se las apaña para insulflar humanidad a otro par de personas. Aún así, hay alguna cosa que no me convence. A mitad de la historia, la pareja protagonista comete una auténtica salvajada, en nombre de la supervivencia y la moralidad. No voy ajustificarla aunque él lo haga, pero se supone que esos actos marcan la relación con el resto del grupo. Y sin embargo, estos siguen tratándoles igual, como si no hubiera pasado nada.

Jacen Burrows hace un buen trabajo, es buen narrador y se las apaña con todos los detalles morbosos de la historia, pero no se le acaba de dar bien dibujar los rostros, todos son muy parecidos y un poco inexpresivos, no se le da bien plasmar distintas expresones faciales y gestos.


De todos modos, la parte final, que a mi modo de ver tiene mas de Western que de Terror, es auténtico Ennis y en mi opinión muy buena. Después de haber valorado durante toda la historia la capacidad de adaptación y de aceptar la realidad por encima de todo, se permite romper una lanza a favor de la humanidad, algo así como, "si, hay que estar dispuesto a hacer cualquier cosa para sobrevivir, pero no debemos olvidar quienes somos. Y cuidar a nuestros amigos".

Así que un tebeo muy entretenido, con momentos muy divertidos y otros muy melodramáticos, al que le sobran miembros sexuales amputados y descuartizamientos en vivo, que no es una obra maestra, pero tiene mas miga de lo que parece.

jueves, 7 de abril de 2011

"Recuerdos del futuro", de Robert Sawyer




Bueno, la relativa tranquilidad que vivo en el trabajo ha provocado que me lea otra novela de Robert Sawyer. Creo que tengo que buscarme una afición que me llene mas, o me ayude a realizarme como persona. Haré un poco de historia para neófitos. Robert Sawyer ganó un premio UPC (Universidad Politécnica de Cataluña), con su relato largo (o novelette que dicen los anglosajones), "Recuerdos del futuro", que contaba como un experimento en el acelerador de partículas del CERN provocaba que la consciencia humana saltara veinte años en el futuro durante unos minutos. Posteriormente Sawyer alargó la historia a esta novela. Posteriormente se rodó una serie de televisión inspirada en la novela que duró una temporada, acabó volviéndose soporífera y perdiendo cualquier tipo de rumbo en un final que no aclaraba absolutamente nada. Si los planes de los productores hubieran tenido éxito y hubiera durado seis o siete temporadas, sin duda habría batido el record de historia corta mas rentabilidad de la historia, que ahora mismo diría que ocupa el relato de Arthur Clarke “El centinela”, que dio lugar posteriormente a dos películas y cuatro novelas.



Los que se acerquen a la novela atraídos por la serie descubrirán con sorpresa que las visiones globales no son de dentro de un año, sino de veinte, que el suceso es totalmente accidental y que no existe ninguna conspiración. Por el contrario, algunas de las ideas mas interesantes de la serie están sacadas de la novela, la red mosaico, el tipo sin visión que intenta descubrir quien le matará antes de que suceda, el suicidio como único modo de cambiar el destino…. ¿Que nos queda? Una reflexión sobre el libre albedrío y a gente enfrentándose a situaciones del tipo ¿Para que casarme con esta mujer si dentro de veinte años estaré casado con otra? ¿Para que esforzarme en ser escritor si dentro de veinte años no lo habré conseguido y trabajaré de camarero en un restaurante?. Robert Sawyer y los estrenos TV…….



Frente a la anterior novela que leí de Robert Sawyer esta se beneficia de un punto de partida tremendamente atractivo. Sus personajes siguen siendo meros estereotipos que se definen a base de traumas, pero, como es una novela casi coral, hay muchos y se cambia constantemente el punto de vista, así que no llegan a hacerse cargantes. Se lee con bastante facilidad, gracias al mayor logro literario de Robert Sawyer: sus capítulos son muy cortos. Un rasgo de genio que dicen que comparte con Dan Brown y otros maestros. La leve intriga carece por completo de interés, y el final, con tiros y persecuciones, resulta sorprendentemente poco emocionante. Como parece norma de la casa, el didactismo y las disquisiciones científicas resulta lo más interesante.



En fin, un pasa ratos ligeramente entretenido, aunque literariamente bajo mínimos y sin la compensación de una historia emocionante o conmovedora debajo. Para los que se hayan leído la "novelette" original y quieran saber en que se diferencia, les diré que hay algún detalle secundario distinto, puede que alguna trama mas, pero fundamentalmente en nada. Robert Sawyer se las apaña para contar lo mismo en el doble de paginas.

"Centauros" de Alberto Vázquez Figueroa




No he leído apenas a Alberto Vázquez Figueroa, pero durante toda mi vida he visto sus libros expuestos en las librerías. Ha sido lo mas parecido a un escritor de best-sellers que tenía nuestro país, y además, la mayor parte de su producción parecían novelas de aventuras o intrigas. Eso si, era unánimemente despreciado por la crítica, a la que ignoraba. Además parece un hombre que ha viajado mucho y sabe de lo que habla, y permanece siempre comprometido con los mas desfavorecidos y las poblaciones indígenas.



Esta novela cuenta la vida de Alonso de Ojeda, uno de los primeros conquistadores de las Américas, descubridor de Venezuela y mentor de Pizarro, Cortés y Ponce de León, entre otros. La impresión que se nos da, es que era un hombre muy valiente, con muy buenas intenciones y muy mala suerte, y la verdad sea dicha, bastante mal organizador. La narración se alterna con fragmentos de sus memorias, que no se si son reales o artificio literario. Resulta amena, los acontecimientos suceden muy rápidamente, los diálogos son abundantes y fluidos, tiene sus momentos de humor, y los personajes resultan bastante humanos, señal de que el autor entiende bien a la gente.



Por desgracia, los diálogos son demasiado sentenciosos y poco creíbles, los hechos en ocasiones se amontonan unos sobre otros y cuentas circunstancias de personajes tan tangenciales que son irrelevantes y se narran todos en el mismo estilo. El mismo detalle y número de página se pone en la descripción de una cena en una taberna que en una matanza en el interior de la jungla que marcará para siempre la vida del protagonista.



Quizá no tenía en mente escribir una novela, pero intencionadamente o no, este libro es mas un reportaje o una biografía aséptica que una novela, una mera enumeración de hechos históricos contados sin emoción.

lunes, 4 de abril de 2011

"El vagabundo armado" de Seabury Quinn



Los pulps apestan.

Lapidaria afirmación transcrita como si fuera una verdad incontestable a pesar de no apoyarse en hechos, ni en argumentos lógicos.

Pero es lo que me hace sentir la lectura de este libro. Y no es la primera vez que me ocurre. A pesar de sus innegables defectos, he disfrutado como un vellaco con la lectura de H. P. Lovecraft y Robert E. Howard. Y todavia lo hago. El tercer mosquetero del pulp, Clark Ashton Smith, por el contrario, no me va mucho, pero lo único suyo que he leido es Averoigne, y en su propio prólogo decian que era de lo peor que había escrito, así que algún día le daré otra oportunidad. Incluso he disfrutado bastante con Abraham Merritt. Edgar Rice Burroughs se acaba haciendo pesado, esas interminables historias sobre un tipo que persigue a los que han raptado a su novia, pero es tolerable en pequeñas dosis, por su inventiva mas que nada. Desconozco por completo a Sax Rohmer, jamás he podido encontrar un libro suyo, pero las críticas son muy malas.

Y para de contar.

Han sido un total de 6 autores, de los cuales de momento, solo salvaria a dos, de entre una multitud de tal vez cientos que poblaron las revistas de la época. Otorgaron entretenimiento y evasión durante una época en la que hacia mas falta que nunca. Dieron forma a los mitos del subconsciente colectivo de la humanidad del siglo XX (y el XXI), crearon un nuevo adjetivo, y sus personajes y situaciones están revestidos de una pátina de encanto nostálgico, que Holywood intenta aprovechar una y otra vez.

Lo lógico sería que semejante pléyade estuviera llena de joyas por redescubrir, aunque solo fuera por la cantidad, pero mi experiencia es que en cuanto te sales del loco de Providence o del zumbado texano, lo único que encuentras es el aburrimiento. Será que la literatura popular envejece muy mal, pero aunque sea de agradecer la rápidez con la que transcurren sus argumentos, al lector del siglo XXI le resulta muy dificil disfrutarla. O al menos a este lector en particular.

Seabury Quinn, lógicamente, no me ha impresionado en este primer contacto. Y parece ser que en su dia fue uno de los mas populares y mas prolíficos. Tal vez sus detectives de lo sobrenatural sean mejores que las aventuras de Carlos de la muerte, pero no seré yo quien se embarque en ellas, despues de esto. La acción transcurre en pleno siglo de oro español. Reinado de Felipe III. Tenemos a un joven de padres ingleses, criado por musulmanes, que después de la muerte de su padre adoptivo ha de huir de su tio, recala en españa y despues de varias aventuras acaba al mando de una cuadrilla de mercenarios. Los relatos están escritos en primera persona. El narrador se expresa siempre con una arrogancia, una seguirdad en su propia superioridad, y un desprecio tal hacia los infieles y sobre todo a los españoles (pelayos), que puede resultar gracioso. Además, muy pronto se atavía con una capa de piel de tigre que le dá una apariencia bastante ridicula.

El problema es que nunca hay auténtica emoción. Las aventuras que le ocurren a Carlos de la muerte, mas que tópicas son anécdoticas. Armado con su superior intelecto y habilidad con las armas, nunca parece estar en un verdadero apuro, solventa los duelos con facilidad absurda, sus enemigos parecen caer en sus trampas a posta, y sus trampas no son particularmente brillantes. Si un heroe se mide por la calidad de sus enemigos, Carlos de la muerte sería mas bien un oficinistas. Traidores y cobardes, ninguno de ellos tiene una personalidad interesante, ni su derrota supone un reto. Para colmo, momentos sentimentales salpican cada relato que a dia de hoy resultan de una gazmoñería insoportable, y los personajes de expresan de un modo discursivo, idéntico al del narrador, que además de resultar irreal hace que la lectura resulte mas trabajosa.