Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

martes, 18 de diciembre de 2012

"Cánticos de la lejana Tierra" de Arthur C. Clarke



Decir que Arthur C.Clarke es uno de los mejores escritores de ciencia ficción es quedarse corto. El género, tal y como fue hasta los años sesenta, fue prácticamente definido por él, junto con Asimov y Henlein. Clarke es el hombre que da sentido a la palabra hard cuando se habla de hard science fiction. Su preparación científica era impecable, en ningún otro autor se encuentra mas sense of wonder. Ya nos llevara de viaje al fondo del mar o a las profundidades del espacio, siempre era un viaje inolvidable.

"Cánticos de la lejana tierra", nos cuenta la historia de la nave estelar Magallanes que huyendo de la destrucción de la Tierra recala en el planeta Thalassa que fue colonizado siglos antes por naves sembradoras no tripuladas. Dicho planeta es descrito como un paraíso, y los viajeros estelares tienen que decidir entre continuar con su viaje o quedarse allí.

En apariencia, esta es la trama, y digo en apariencia, porque más que trama es un esbozo. Quizás se deba a que la historia fue originalmente un relato, o porque, con todo el dolor de mi corazón debo reconocerlo, Clarke no era gran cosa como novelista. Esta historia podría haber sido muy impactante de haberse desarrollado correctamente, pero es que no parece desarrollada, es más un esbozo de una historia que una historia. Para ser más que eso hubiera necesitado dos cosas: personajes y conflicto entre los personajes. Los puntos de vista de los candidatos a amotinados apenas se exponen, es como si ellos mismos comprendieran que en el fondo no tiene sentido abandonar su misión, puesto que la superficie habitable de Thalassa, un mundo acuático, es minúscula. Más que un complot o un motín, lo que protagonizan es una rabieta infantil, que nadie se toma muy en serio.

Por su parte, los personajes de "Cánticos de la lejana tierra" no son dignos de tal cosa. No se definen por sus actos, sino por una breve presentación, que realmente no dice mucho. Su evolución ocurre por hechos consumados: se enamoran porque sí, a primera vista, mito romántico que siempre me ha resultado muy poco creíble.  La misma velocidad se aplica  para entablar una amistad, o para tomar una decisión que cambie el curso previsto de tu vida. Y son todos tan endiabladamente corteses y educados que se pierde cualquier oportunidad para el conflicto, y por tanto, el dramatismo.

Quizá sea porque pertenezcan a una sociedad diseñada artificialmente, expurgando el bagaje negativo de las culturas humanas, pero no me resulta creíble la indiferencia con la que se toman una infidelidad, la posibilidad de un motín, o incluso una invasión, reduciéndolas a meras muestras de mala educación. Cuando parece que por fin va a estallar el conflicto, este se resuelve del modo más simple y menos impactante posible.

Después de esta diatriba, reconozcamos que el libro no carece de virtudes. Para empezar, es bastante corto, lo que es de agradecer y se lee muy fácilmente y con agrado. Aunque no aporten nada a la trama, lo que desde mi punto de vista siempre es un error, hay algunas reflexiones filosóficas interesantes. Las especulaciones científicas de Clarke no brillan a la altura de otras ocasiones, pero consigue unos alienígenos tan fascinantes como el parecido de su situación con la antigüedad de la humanidad. Aunque planos, los personajes son más o menos entrañables, cuajados de ironía. La acción transcurre después de la destrucción de la Tierra. Ya sea vivida de primera mano, o a través de los libros de historia, esa destrucción es una experiencia que forma parte de la vida de todos los protagonistas y que está presente en cada momento, lo que dota al libro de una cierta belleza melancólica. A ello contribuyen también las reflexiones sobre la fugacidad de la vida, magnificadas en esta ocasión por la relatividad.

Por último, como bien indica la contra portada, esta obra inspiro el álbum de Mike Oldfield The Songs of Distant Earth.

Como nunca me ha llamada la atención Mike Oldfield, no tengo ni idea de como sonará, pero la descripción del concierto de la despedida de la Magallanes contiene fragmentos suculentos:

"Era increíble que los compositores, tras haber alcanzado la perfección tecnológica, tuvieran algo nuevo que transmitir. Durante dos mil años la electrónica les había permitido manejar todos los sonidos perceptibles por el oído humano, y se hubiera dicho que ese medio había agotado sus posibilidades.

De hecho, había transcurrido un siglo de pitidos, chirridos y eructos electrónicos hasta que los compositores aprendieron a dominar ese poder infinito y volvieron a celebrar las nupcias de la tecnología y el arte. Ninguno logró superar a Beethoven y Bach, pero algunos se aproximaron.

[..] el concierto era un recordatorio de cosas que nunca habían conocido, cosas que pertenecían a la Tierra. El lento repique de potentes campanas, elevándose como humo invisible desde las torres de viejas catedrales; el canto de pacientes barqueros en lenguas perdidas para siempre, mientras remaban contra la marea para volver a cosa con las últimas luces; las canciones de ejércitos que marchaban hacia batallas que el tiempo había despojado de dolor e ignominia; el murmullo combinado de diez millones de voces cuando las grandes ciudades despertaban para saludar al alba, la fría danza de la aurora sobre vastos mares de hielo,; el bramido de potentes motores subiendo por el camino que conducía a las estrellas. Todo esto se oía en la música que brotaba de la noche: los cánticos de la lejana Tierra a través de los años luz.

[...] comienza en el compás 136, cuando los acordes que descienden hacia el registro mas grave del órgano se combinan con la vocalización de la soprano, elevándose desde las profundidades...Es sabido que este tema se basa en las canciones de los grandes cetáceos, esos poderosos trovadores del mar"

Me pregunto si Mike Oldfield se limito a intentar plasmar en música las sensaciones que le provocó el libro, o si recogió el guante e intentó recrear este concierto imaginario.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Habla el sabio de Maine

Esto es lo que los vampiros no deberían ser: pálidos detectives que beben bloody marys y que solo trabajan de noche; melancólicos caballeros ureños; chicas adolescentes anoréxicas; guaperas de ojos grandes e ingenuos.
¿Que deberían ser?
Asesinos, cariño. Asesinos inmutables que nunca tienen bastante de esa sabrosa sangre grupo A. Chicas y chicos malos. Cazadores. Rojo, blanco y azul, pero sobre todo rojo. Vampiros a los que ha desplazado el romance ñoño y empalagoso.

(De la introducción de Stephen King al primer tomo recopilatorio de American Vampire)

¡EL CHOFER SE SUICIDÓ!

Acabo de terminarme "El sueño eterno". Veinte años de perplejidad han llegado a su fin.

sábado, 24 de noviembre de 2012

"Las mornarquías de Dios" de Paul Kearney





La accidentada publicación de la saga de "Las monarquías de Dios", de Paul Kearney ha contribuido a convertirla en una serie mítica entre el aficionado español al fantástico, sin cuya colaboración, mediante suscripciones, no habría podido llevarse a cabo. Los que se sumerjan en su lectura se encontrarán con una experiencia bastante diferente a la habitual en los lectores de fantasía épica.

Para empezar la ambientación no es estrictamente medieval, sino que recuerda mas bien al renacimiento, existe la pólvora, los ejércitos luchan con cañones, arcabuces y pistolas de chispa, los barcos son galeones y carabelas, los navegantes se guían con brújulas, cartas de navegación e instrumentos astronómicos. Aunque de un modo no tan evidente como parece a primera vista, Kearney se inspira en la propia historia,  se podría decir que su mundo está compuesto de una amalgana de pueblos y culturas que existieron realmente, y en el argumento existen múltiples referencias a acontecimientos reales.

Su lectura resulta eminentemente sensorial, Kearney hace grandes esfuerzos para intentar que el lector se calce los zapatos de los protagonista,  ya sea la vida en un barco, en un monasterio o una marcha militar. En concreto, los pasajes que transcurren en alta mar resultan extraordinariamente vividos, y nunca un clima tropical resultó tan aterrador como en el penoso viaje descrito en el segundo tomo.

Además, Kearney convierte la concisión en su estandarte. Los cinco ejemplares de la serie son mas bien de poca extensión y en ellos ocurren cien veces mas cosas de lo normal en este tipo de sagas. No hay el menor rastro de paja, cada capítulo, cada escena, aporta algo a la historia y hace que ésta avance. Las descripciones nunca son gratuitas, si nos describe un paisaje o una ciudad, es porque la geografía o la arquitectura de ellos va a ser importante en algún momento de la acción, aunque, a veces, ese momento llegue demasiado tarde.

Algunos de los personajes son mucho mas agradables que otros, pero ninguno es perfecto, y todos son fruto de su ambiente y su educación. Entre sus motivaciones está la venganza, el espíritu de supervivencia, la codicia, el deseo de ascender de posición social, la pasión sexual.... Aquí no hay héroes puros, aunque si hay villanos, aunque a veces los villanos tengan sus justificaciones y a veces los héroes se enfrenten entre sí. La guerra se describe de un modo muy realista, las batallas son tan importantes como el avituallamiento de los ejércitos, el mantenimiento de la líneas de suministros y las rutas y los medios de transporte para desplazar los contingentes. La violencia y la brutalidad de los combates es apabullante, y se muestra siempre en las dos caras de la moneda, militares y civiles, las consecuencias de la guerra nunca se ocultan, creo que tardaré mucho en olvidar las muchedumbres en fuga de Aekir, o el horror que cae sobre la aldea ocupada del cuarto tomo.

Sus héroes sufren mucho, hay momentos de gran dramatismo Les resulta imposible escapar a las consecuencias de sus actos, las mejores intenciones tienen los peores resultados, las cosas no acaban demasiado bien, muere hasta el apuntador y la muerte aparece cuando menos te lo esperas, no necesariamente de modo heroico, una herida que se infecta, alguien que cae en medio de una batalla sin que nadie lo vea.

Hasta aquí todo perfecto, pero nada es perfecto en este mundo. En el plato opuesto de la balanza, hay que reconocer que las dos tramas principales tardan demasiado en confluir, en realidad no lo hacen hasta el final del cuarto libro, de modo que podríamos haber leído perfectamente todos los capítulos de una, y luego todos los de la otra, sin mayor dificultad, no se complementan ni cimentan su interés respectivo, podrían tratarse de novelas separadas. Además, la misma rapidez del discurrir de lo narrado, que es uno de sus grandes atractivos se convierte a veces en un obstáculo, pues deja poco tiempo para la introspección y le impide profundizar en los personajes. Los nobles traidores de Abrusio del segundo libro, por ejemplo, son apenas esbozos. Y llegamos al tema del quinto libro.

Tal vez hubiera sido preferible que Kearney al finalizar "El segundo imperio", hubiera escrito uno de esos lastimosos mensajes de "Fin del primer ciclo", tan habituales en las sagas de fantasía épica, y que tanto odio, que significan que después de haber leído tres o cuatro libros, la historia no se acaba sino que tendrás que esperar algunos años, hasta que salgan tres o cuatro mas. Le hubiera venido bien descansar un poco y luego escribir una segunda serie. Para empezar es anti climático, casi todo ha terminado ya, y, para mayor desapego, damos un salto de quince años mas o menos hacia el futuro, pero es que en ese último libro se cuenta una guerra cuatro veces mas grande que el enfrentamiento entre Torunianos y Merducks que ha transcurrido en los cuatro anteriores. Hay indicios de tramas sentimentales que se acaban antes de haber empezado, personajes secundarios que mueren antes de haber llegado a tener importancia, muertes de protagonistas de los anteriores, precipitadas o tan breves que no llegan a tener impacto emocional.

Justo es reconocer, que el final es perfectamente lógico, y coherente con todo lo que ha sucedido anteriormente, que cada pieza encaja en su sitio, que todas las tramas son resueltas de un modo correcto, que cada personaje tiene un final lógico, acorde a su personalidad, pero habría sido deseable una mayor desarrollo en su planteamiento.

En el lado mas positivo, no podemos negar que Paul Kearney ha conseguido dotar de humanidad y vida su mundo ficticio.

martes, 13 de noviembre de 2012

DIFERENCIAS DE PERIODICIDAD

Leo el ultimo tomo de la excelente serie "The Unwritten" de Mike Carey y Peter Gross y lo primero que me viene a la mente, es que me cago en las diferencias de periodicidad entre nuestro país y EE UU. Esta saga se publicó allí de modo quincenal. En realidad esa afirmación es mentira. Lo que de verdad ocurrió es que Mike Carey consiguió convencer a los mandamases de DC de que por un breve tiempo publicaran una segunda colección ubicada en elmismo universo de "The Unwritten", compuesta por episodios autoconclusivos, en la que se profundizaba en el pasado de dicho universo.

Sin embargo, dicha colección se publicó dentro de la colección madre, manteniendo la publicación. Como en EE UU sale un número al mes, ello no afectó la marcha del argumento. Los lectores siguieron teniendo puntualmente su cita co las aventuras de Tommy y compañeros, y además durante un tiempo tuvieron una doble ración complementaria.

Pero en España "The Unwritten" se publica en tomos, de modo que el último tomo salido, alterna las aventuras de Tommy y sus amigos con estos números autoconclusivos. Que no digo que sean malos. Algunos son excelentes, auténticas joyas, y la calidad del dibujo es bastante superior. Y probablemente en ellos se están plantando pistas o subtramas, y será imposible entender por completo la historia sin leerlos. Pero el caso es que aquí tenemos que esperar entre 6 meses y un año para que salga un tomo, y cuando finalmente sale, me encuentro con que la mitad del mismo es relleno y morralla.

Me cago en las diferencias de periodicidad entre nuestro país y EE UU.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

CYBERDARK CIERRA SU TIENDA DE EBOOKS

La noticia me ha dejado bastante helado. Dadas las reducidas dimensiones de mi casa, estaba pensando en a partir de ahora comprar los libros siempre que pueda en formato electrónico, aunque eso signifique que haya series de las que tendré algunos libros en papel y otros en bits.

La factoría de ideas ya saca simultaneamente sus libros en los dos formatos. Supongo que los  encontrar en algún otro sitio. Pero, ¿en que otro sitio podría haber encontrado "El libro de la tierra negra", de Carlos Gardini? ¿en que otro sitio podría haber encontrado "El cortafuegos", de Luis Ángel Cofiño? ¿en que otro sitio podría haber encontrado "Peregrinos en Marte", de José Antonio Suárez?¿Donde compraré los libros de Sportula? Bueno esto último lo haré en papel en "Estudio en Escarlata", jodio Rodolfo Martínez y lo bien que escribe...

En resumen era una web en la que una y otra vez me llevé muchas agradables sorpresas, al encontrar obras de autores castellano-hablantes, de editoriales pequeñas y difíciles de encontrar.

Adiós a mis sueños de encontrar "Demonios en el cielo" en formato electrónico...

En fin, helado me he quedado oigan.

sábado, 20 de octubre de 2012

"Téstigos de las estrellas" de Robert Charles Wilson

Esta novela de Robert Charles Wilson transcurre en un futuro cercano, en el que mediante "computadoras cuánticas que funcionaban gracias a redes neuronales adaptativas en una arquitectura orgánica de límites abiertos", los humanos pueden ser testigos de la vida en otros planetas, habitados, por supuesto. Me encanta eso de "computadoras cuánticas que funcionaban gracias a redes neuronales adaptativas en una arquitectura orgánica de límites abiertos", me pregunto como consiguieron entrenar la rer neuronal, sin un conjunto de casos de prueba de resultado conocido, puesto que se supone que la visión a distancia fue un resultado accidental, obtenido cuando intentaban filtrar la señal de sondas espaciales. En fin, misterios de la computación cuántica, supongo.

La acción tiene lugar en "Blind Lake", unas instalaciones gubernamentales donde se encuentra uno de estos observatorios de planetas lejaos, un pueblo el que todos sus habitantes,  son gente que trabaja en dicho observatorio, científicos, administrativos, o personal de mantenimiento etc. Un día sin previo aviso ni explicación, se cierra todo el contacto con el mundo exterior, televisión, radio, internet, y por supuesto, las carreteras, los que tratan de escapar mueren de un modo muy desagradable. La luz y los servicios básicos se mantienen y periódicamente llegan suministros, pero eso es todo, la situación se prolonga sin ninguna explicación.

En ese ambiente se mueven un grupo de personajes que parecen sacados de un telefilme, periodista traumatizado con sentimientos de culpabilidad, madre divorciada con ex marido practicamente psicótico, hija medio autista.....Wilson se las apaña bastante bien contando como la comunidad se adapta a la situación, la incertidumbre, el misterio de la situación en el mundo exterior, del comportamiento de los extraterrestres que observan y del propio funcionamiento de sus máquinas, que han evolucionado por si mismas, no son entendidas por ningún humano y constituyen un milagro que "podría acabar en cualquier momento", como se repite machaconamente. Todo ello servido entre descripciones de  paisajes invernales. No es una broma, la novela transcurre prácticamente entera en invierno, y sus descripciones son bastante evocadoras.

La primera mitad de la novela es simplemente agradable y entretenida. Luego de repente, el interés se dispara, a partir de dos conferencias que, aunque interrumpen la narración, son condenadamente interesantes y atractivas, en una de ellas se especula con que los seres humanos interpretamos el universo en base a narraciones, historias que nos contamos a nosotros mismos, lo que para un devorador de historias como yo no puede resultar mas impactante, en otra se postula la capacidad de soñar como motor del desarrollo. Apenas terminadas empiece el clímax, final, tan largo como emocionante y absorvente, en el que Wilson echa toda la carne en el asador, apasionante tanto en lo narrativo como en lo especulativo y lo literario. Amén de brillante especulaciones científicas y tecnológicas sobre la evolución de la vida en el universo, la vida artificial, y la descripción de una alienígenas fascinantes, se profundiza en alguno de los personajes, que adquiere la espesura que antes le faltaba y que da pie a párrafos muy bien escritos.

¿Defectos? Bueno, algunos personajes quedan muy esquemáticos y caricaturizados, Wilson se apoya demasiado en el fácil recurso del trauma para explicar cualquier conducta, algunos pasajes parecen de libro de autoayuda y en otros hay un cierto misticismo un poco infantil, con el que él mismo se muestra crítico que desentona con el resto de lo escrito. No llega a obra maestra, está un punto o dos por debajo de "Spin", pero es una buena novela. Muy recomendable.


martes, 9 de octubre de 2012

A VUELTAS CON LA TOMA DEL CONGRESO

Un amigo me pidió que hablara de los acontecimientos que tuvieron lugar en Madrid el 25 de Septiembre. Yo en principio me negué, alegando que para hablar de cosas serias hay que ser responsable, preparase bien, documentarse y esas cosas. Aunque la verdad es que a mi me gusta vivir en mi mundo de fantasía y trato de cerrar los ojos lo mas posible al mundo real. Pero en fín, como lo mismo se puede decir de tantos tertulianos, arreglamundos de la hora del desayuno y compañeros soplagaitas en general, ¿porque va a ser uno menos?

Lo primero que llama la atención fueron las declaraciones de la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, comparando el 25S con el fallido golpe de estado del 23 F. Esto es lo que en argot futbolístico se llama "calentar el ambiente", crear mayor revuelo mediático, asegurarse de que una situación se peor de lo que podría ser, una profecía autocumplida, o un intento de ello. O simplemente caer en el mas absoluto de los ridículos.

El partido gobernante hace tiempo que sufre un profundo caso de "mayoría absoluta", que le hace pensar tiene el derecho de hacer lo que quiere con los españoles porque estos le votaron mayoritariamente. Lo que, legalmente hablando, es cierto. Pero, como todos los gobiernos elegidos democráticamente, lo que quieren es que el pueblo exprese su opinión en una única ocasión, las elecciones, y a partir de ese momento se callen como putas durante los próximos cuatro años. Al PSOE también le pasaba, aunque no desbarraban tanto, desautorizaban cualquier manifestación en su contra, y acusaban a las protestas de ser profundamente antidemocráticas y cosas así. Nada hay que les enfurezca mas que tener que contemplar la certeza de que ya no les quieren tanto como antes, y que esa misma masa que les votó, no está de acuerda con sus acciones. Es decir, la Cospedal y compañeros de partido querían "taparnos la boca a todos los españoles que habíamos elegido libremente a nuestros representantes", cuando no estamos de acuerdo con las acciones de dichos representantes.

El aparato policial que cercó el congreso pareció un tanto desmedido, habida cuenta de que se puso en funcionamiento días o semanas antes. Como soy un vago de mierda que tiene la culpa de lo que está sucediendo en este país, no me presenté en la manifestación, a pesar de que estaba completamente de acuerdo con ella, así que me fío de los testimonios de dos amigos de confianza que si estuvieron presentes y que ni siquiera se conocen.

Uno de ellos dice que la protesta transcurrió pacíficamente, de no ser por las acciones de un grupo organizado, vestido con capuchas negras, que se dedicó a provocar cargar policiales, a base de tirar botellas a los policías y cosas así. Afirma también, haber visto a los de este grupo empujar a los manifestantes hacia los furgones policiales cuando empezaron las cargas, y está convencido de que se trataba de infiltrados de la policía. El otro, en cambio, ni siquiera se percató de su presencia, le parecía que estaba todo acordado de antemano, que a la hora señalada los policías se pusieron a cargar, con motivo o sin motivo, como si tuvieran un horario que cumplir.

Sobre el tema de la actuación policial, la actitud del gobierno ha sido tan desproporcionada como la que mostró previamente al evento. Una cosa es apoyar las fuerzas del orden público, compartir su punto de vista, intentar defenderlo, pero de ahí a la concesión de medallas a los mandos que han coordinado la actuación policial durante las protestas media un abismo. Se habla mucho de la cantidad de heridos policías, pobrecitos. También se ha dicho en alguna ocasión que los policías son tan humanos como nosotros, y que si nos increpan todos respondemos con violencia. Bueno, yo no lo hago, soy un cagado y prefiero salir corriendo. Pero si alguien me increpa y yo me pongo una máscara y le ataco con un arma, iré a parar a la cárcel o aun psiquiatrico.

Es mas, no creo que valga la excusa de que todos nos comportaríamos así. A alguien que representa la ley se le debe exigir una un comportamiento superior que al resto de los ciudadanos. En mi opinión, un cuerpo de antidisturbios debería permanecer estoicos como samurais e impávidos como ClintEastwoods, mientras les insultan, les gritan, les tiran huevos, botellas o se les mean encima, con la cara descubierta y la placa colgándoles del pecho, y solo reaccionar ante situaciones extremadamente graves. Es injusto, lo sé, pero si no te gusta, no te hagas policia.

En su lugar, vemos que siempre se vuelcan, en primer lugar, sobre los que llevan cámaras y pueden grabarles, y en segundo, sobre los que muestran actitud pacífica. Los agresivos suelen ser de los que mas rápido huyen, y además, son blancos mas díficiles y peligrosos, es mejor concentrarse en jovencitas. Posteriormente Rajoy alabó a esa mayoría silenciosa de españoles que no protagoniza titulares, y está sufriendo la crisis, esa misma mayoría silenciosa, por cierto, que jamas acudió a una manifestación en contra del aborto, ni a una protesta por un atentado de ETA, la misma mayoría silenciosa, en fin, que jamás protestó contra la política de Zapatero.

También le dio por hablar de la mala imagen exterior que dio el suceso a España. Tengo que darle la razón. Las imágenes de los policias en la estación de Atocha ha dado la vuelta al mundo y han causado muy mala impresión de España.

También lo causó en su día los avances de la próxima ley del orden público, en la que "concertar concentraciones violentas por cualquier medio de comunicación como internet y las redes sociales será delito de integración en organización criminal”, obstaculizar el acceso a establecimientos públicos será deltio, así como los encierros, y la “resistencia pasiva” también será atentado contra la autoridad, es decir participar en una sentada en la calle y negarse a levantarse pasa a ser delito y no una falta. Tipo de cosas que hacen que los cubanos se rían de la democracia española, ¿se puede caer mas bajo?

En todo caso, estas discusiones sobre quien es mas violento que quién, no enmascaran un hecho, el pueblo no está satisfecho con la labor de los políticos, consideran a los políticos un problema, y los políticos están tan convencidos de ser la única voz del pueblo que se niegan a escucharla, aunque les grite al oído.


miércoles, 3 de octubre de 2012

¿Está loco José Antonio Suarez?

De vez en cuando me da por comprarme todos los libros de un autor, lo que me da una excusa para rebuscar por la web y en librerías de segunda mano, aunque los libros se me acumulen y no me de tiempo a leerlos en esta vida.

(Inciso, si alguien que lee esto puede conseguirme "Demonio en el cielo" de Gabriel Bermudez Castillo le ruego se ponga en contacto conmigo)

(Inciso 2, si alguien que lee esto puede conseguirme "Cuarentena" de Greg Egan le ruego se ponga en contacto conmigo)

Hace un par de años, me dio por buscar los de José Antonio Suarez.

(Inciso 3, si alguien que lee esto puede conseguirme "Nada nuevo bajo el sol" le ruego se ponga en contacto conmigo)

Rebuscando en la web de una librería, encontré uno llamado "Rebelión en Telura", que cuando me presenté en ella resultó que ya estaba agotado y que, aunque lo pidieron nunca les contestaron.

El año pasado, lo encontré colgado en su web (http://www.joseantoniosuarez.es). Y lo mas sorprendente: !formaba parte de una trilogía¡.Palabra sagrada, trilogía, la "Trilogía de Meldivén", cuyas otras dos partes también estaban colgadas  gratuitamente en su web.

Bueno, me dije a mi mismo, el primero no debió de tener éxito, y tal como está el mercado, si la primera entrega de una serie no tiene éxito, no te van a publicar el resto, pero como el tío debe de escribir a 500 pulsaciones por minuto, ya debía de tener listas las demás y optó por publicarlas en su web, para que al menos las leyera alguien.

Muy bien. Pero es que también estaba colgada una novela llamada "Murmullos en el cielo", que por lo que sé nunca se había publicado.

Bueno, me dije a mi mismo, esto debe de ser que, con la cosa de la crisis y eso, está muy difícil publicar, no ha conseguido colocarla en ninguna editorial y optó por publicarlas como descarga gratuita en su web, para que al menos las leyera alguien.

Por en medio publicó "La tercera república". Y no se que tal funcionaría, pero se veía entre la literatura no especializada en la Fnac, se publicó alguna entrevista en un periódico, y llegué a la conclusión de que, aunque sin duda no le iba a dar para comprarse un piso, entelequia mas allá del común de los mortales en este país, debería haber funcionado medianamente bien para lo que son las cosas.

!Y ahora me encuentro la continuación, "Cerco a la república" disponible como descarga gratuita en su web!
¿Que es lo que está pasando?
¿Se habrá vuelto loco?
¿Se tratará del improbable ser humano que trabaja por amor al arte y no al víl metal?
¿Se propone acaso hundir el depauperado mercado editorial español?
¿Es acaso uno de los presagios que marcan la senda de la llegada del anticristo y el fin del mundo en el 2012?

!Es la locura¡

!ARGHHHHHH¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


sábado, 29 de septiembre de 2012

"Crónicas del Multiverso" de Victor Conde

Las "Crónicas del multiverso" han resultado ser el libro que me apetecía leer justo en el momento en que necesitaba leerlo. Una space opera como dios manda, entretenimiento en estado puro, emoción y sentido de maravilla a partes iguales. Tenía mis reparos, de hecho, me lo compré recién salido de la imprenta y no me lo he leído hasta ahora, aunque, dado el montón de libros de dos metros de altura que tengo en mi habitación eso no sería tan raro. Mis reparos se debían a que transcurre en el mismo universo (mas o menos) que "Mystes" y "El tercer nombre del emperador", novelas de cuya creatividad disfruté, pero que llegaron a hacerse totalmente incomprensibles para mí. Finalmente piqué y no lo lamento, en realidad, gracias a su lectura ahora comprendo mejor las otras dos novelas.

No entraré a describir el argumento, bastante lo hace ya la contraportada. La novela se estructura en capítulos cortos contados desde el punto de vista de cada uno de los personajes con un gran cliffhanger final, es decir una estructura tan vieja como el mundo, pero que a pesar de su falta de originalidad, suele cumplir su propósito de enganchar cuando se emplea con habilidad, y en este caso, funciona perfectamente, A penas has empezado a leer, cuando los personajes ya están saltando de un peligro tremebundo en otro y de sorpresa en sorpresa y ya estás perdido.

Una de sus virtudes es la auencia de paja. Aquí no hay capítulos de morralla pasados a máquina simplemente porque tocaba el turno del capítulo de  tal personaje, aunque no le pase absolutamente nada, ni descripciones de cuatro o cinco páginas de paisajes improbables que no se volverán a visitar, no, aquí todo tiene su razón de ser, su lugar en la trama y nunca se pasa de largo.

Las descripciones duran lo que tienen que durar y punto. Y no es porque no haya grandes escenarios, porque si algo caracteriza esta novela es la creatividad en estado puro. Hay todo tipo de alienigenas, naves espaciales, planetas y sociedades de lo mas variados, situaciones subrealistas y sorprendentes, batallas y cataclismos. Es un chute de imaginación en estado puro, cuyos efectos han sido de lo mas refrescantes para mi psique.

Estilísticamente está bastante bien escrita, la prosa de Victor Conde cumple de sobras con el objetivo de reproducir el pasmo y la maravilla que caracterizan la trama, aunque en ocasiones abusa de tecnojerga dificilmente comprensible que puede dificultar la lectura. La acción es tan rápida que no da tiempo a caracterizar los personajes en gran profundidad, lo que tampoco es malo, un cáncer de la narrativa actual son los personajes demasiado caracterizados. Sin embargo el equilibrio entre las líneas argumentales me ha parecido algo dispar. Mel Pankratis, por ejemplo, desaparece bruscamente de la novela, después de que la suya fuera una de las líneas argumentales principales al comienzo de la misma, sin que quede demasiado claro lo que ha sido de él, y lo mismo ocurre con Jules y Zhinz. Con estos sabemos lo que ocurrió, pero ¿que demonios pasa con Norte y Zula? ¿Resolvió o no resolvió el acertijo de la Xfinge? ¿Cual era el acertijo, cual era la respuesta, como demonios se puede extraer alguna tecnología de esas conversaciones? Todo lo relativo a las Xfinges es muy misterioso y atractivo, pero muy vago e impreciso.

Y vale que es una obra de género fantástico, pero se abusa mucho de los "Deux ex machine", no queda claro como ni porque cierto personaje cruza tanto el espacio y el tiempo para salvar a los demás.

Aparte de ello Joviann Fust se incorpora demasiado tarde al reparto como para generar una auténtica implicación emocional y su línea queda muy diluida. Las razones del conflicto con su familia tardan en hacerse evidentes al lector, y Victor Conde no logra que este conflicto tenga fuerza dramática. Los personajes de su familia quedan muy acartonados, especialmente Semra, y sus acciones no parecen tener una justificación clara. Toda esta parte de la novela es como fragmentos inconexos de un sueño. Para colmo, no tienen apenas influencia sobre el resto de los personajes, con lo que esta parte de la novela parece un pegote extraño, no aporta nada a la obra, excepto algunas ideas y algunos pasajes atractivos, que por lo demás podrían haberse publicado separadamente.

En su momento todas las tramas se abandonan en favor de la capitana Lina Kolbrand, sin duda la mas atractiva y aventurera. Es en este momento cuando todo se pone muy apocalíptico, y ocurre demasiado deprisa. Los correos electrónicos con los que empiezan los capítulos nos han ido informando de como va degenerando la situación, pero echo en falta un punto de vista mas mundano, mas a ras del suelo, que transmita al lector la sensación de que toda la civilización se va al carajo desde dentro, no como si uno fuera un observador externo. Por supuesto, odio al personaje del ex-cuñado de la capitana, pero supongo que ese era el objetivo, aunque me parezca muy estereotipado.

En fin esas son mis opiniones, sobre una novela cuya lectura me ha entusiasmado y me ha dejado con ganas de mas.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Grandes directores malos: Dario Argento, el giallo italiano (2)



Si tuviera que juzgarle por su obra mas reciente, Darío Argento no aparecía en esta sección. Si hubiera que juzgarle por "El fantasma de la ópera", "El jugador", "La madre del mal" y sobre todo "Giallo" debería aparecer en una llamada "Malos directores". Lo que sería injusto, porque hay que reconocerle que "Rojo oscuro", "Suspiria" y "Inferno" son películas bastante buenas, a pesar de sus convencionalismos arguméntales y de cierta cutrez (en concreto el final de "Suspiria" hubiera necesitado, no ya mejores efectos especiales, sino efectos especiales).

El resto de su producción puede ser más o menos divertida, aunque no se pueden considerar buenas películas, pero tienen hallazgos visuales, y mas en concreto, en casi todas sus demás películas suele haber alguna buena escena que las salva. En ocasiones parece que lo único que tuviera en la cabeza fuese esa escena, y alrededor de ellas haya construido una alambicada y rutinaria trama de crímenes sin mucho sentido.

Aunque como director tiene sus puntos, buena ambientación y como ya he dicho al menos una escena, o un plano secuencia bueno por filme, como guionista es bastante malo, no es capaz de construir personajes sólidos, abusa del trauma como explicación para todo, comete carnicerías con la psicología mucho mayores que las que comete con sus personajes, es decir, no tiene ni idea de auténtica psicología, pero presenta sus propias idas de olla como si fuera teorías psicológicas respetables.. No sería tan grave sino reincidiera en ello, una y otra vez. Además de cometer errores de bulto (el caso de "Rojo oscuro" es memorable, puesto que antes del inevitable final, el protagonista cree que el asesino ya ha sido detenido. Olvidando el hecho de que el supuesto asesino contempló junto a él el primer crimen). Es una pena que se empeñe en escribir sus propios guiones, porque es algo para lo que le falta el talento, mientras que sabe rodar secuencias interesantes.

A pesar de ello, su inventiva visual es bastante inferior a la de su maestro, Mario Bava. Al contrario que este, Darío Argento si ha contado con buenos actores en sus películas. Por ellas han pasado Karl Marlden, Max Von Sidow, Donald Pleasance, David Hemmings, Adrien Brody, Jennifer Connelly. Haber contribuido mediante ayuntamiento carnal a traer al mundo una buena actriz ha propiciado la aparición de Asia Argento por sus filmes. ¿Que puedo decir? Ninguno de ellos hizo el mejor papel de sus carreras (no debe ser lo que se dice un gran director de actores), y ninguno de ellos salva sus películas.

Es un gran aficionado a la música clásica, a la opera y a Verdi (es italiano), y en sus películas se nota. A fin de cuentas hizo una versión de "El fantasma de la ópera", un "Terror en la ópera", y hay música clásica en muchas de sus películas, en buenas escenas por lo general.

En fin, es un artesano del terror de serie B. Sus películas típicamente eran medianamente entretenidas, y permanecían en la retina por algún momento aislado de brillantez, y parece haber dejado ya muy atrás sus mejores momentos. Tiemblo en como será ese Drácula en 3D que está preparando con Rutger Hauer de Van Helsing..

sábado, 1 de septiembre de 2012

"Mundos en expansion" de Joe Haldeman



Bueno, hay que reconocer que la espera se hizo larga, llegué a creer que jamás leería completa la trilogía de los mundos de Joe Haldeman, pero bien está lo que bien acaba, y finalmente se ha publicado el volumen que cierra la trilogía. Total, solo han pasado 25 años desde que leí por primera vez aquel ejemplar de "Mundos Aparte", subtitulado, "Trilogía de los Mundos 2". Por aquel entonces iba al instituto, ahora ya acabé la carrera y tengo doce años de experiencia en no llegar a nada programando en Java.

El retraso no se debido exclusivamente a los zarandeos del mundo editorial, aunque también. El propio Joe Haldeman tardó diez años en escribirlo. Mi teoría es que, en realidad, la historia terminó en "Mundos Aparte", pero lo había titulado "Trilogía", porque desde los tiempos de Tolkien se ha demostrado que las trilogías venden muy bien, así que no quiso ser menos y decidió escribir su propia trilogía, aunque el argumento se le acabó en el segundo. De hecho "Mundos" y "Mundos aparte", realmente forman una unidad, en "Mundos" realmente no ocurre demasiado, y cuando empieza a ocurrir, se acaba, En cambio leídas en conjunto, le sobran demasiadas páginas al comienzo, pero la cosa mejora mucho.

En todo caso, las dos primeras describen un futuro-pasado en el que existen Mundos (asteroides o habitats artificiales puestos en orbita alrededor de la tierra), como una guerra acaba con la civilización y como los Mundos intentan reconstruirla. Esta novela no tiene nada que ver con eso.

Durante "Mundos aparte", los mundos lanzaban una nave estelar con el objetivo de colonizar un mundo en órbita de otra estrella. Esta novela es fundamentalmente la historia del viaje de esa nave. Se mantienen algunos personajes, la protagonista por supuesto, pero el escenario y la temática han cambiado. De hecho se deshace de los Mundos de un modo más bien poco elegante.

Así que ya sabéis, la historia de un largo viaje, por debajo de la velocidad de la luz, con todos los problemas que conllevan la convivencia durante tanto tiempo en un entorno tan reducido. Haldeman hace un trabajo asombroso de documentación y especulación, pensando en todos los problemas que se pueden presentar en tal viaje, y algunos que resulta raro que se presenten. En efecto, resulta impresionante la cantidad de catástrofes, tragedias y decepciones contra las que se tienen que enfrentar los esforzados colonos. En manos de otro escritor, eso se podría haber convertido en un culebrón lacrimógeno de la peor especie. Por fortuna, Haldeman no se recrea en el dolor y el sufrimiento, aunque no lo elude, no le da mayor importancia, lo considera una parte ineludible de la vida. En ese sentido, los amantes de los culebrones también se sentirán decepcionados, porque, falta de sentimentalismo aparte, en un culebrón uno espera que después de hartarte de sufrir y sufrir, los protagonistas tengan su recompensa y sean felices lo que les quede de vida. Aquí no hay esa catarsis, no hay una compensación moral, por más que les vengan encima tragedias y tragedias, el cupo no se cierra, siempre pueden ocurrirles alguna nueva.

Y tampoco se puede decir que realmente lo pasen tan mal. Como ya dije, es una parte ineludible de la vida, a la que los personajes se sobreponen una y otra vez, y se las apañan para disfrutar de la vida a pesar de todo. Típicos personajes de Haldeman, son escépticos, eficientes, irónicos, saben reírse de si mismos y sexualmente son totalmente desinhibidos. Se folla mucho este libro, al estilo de los años sesenta, pero eso no es una novedad. El que se haya leído los dos anteriores ya conocerá bien a Marianne O'Hara. Hay gente para todo, pero el que no se hubiera encariñado ya con este bichejo deslenguado, probablemente se enamorará en este, no porque cambie, sino porque es difícil no simpatizar con su directo y divertido modo de ver la vida.

Haldeman nunca juzga a los personajes ni sus decisiones, mantienen una postura imparcial, quizá excesivamente imparcial. Por ejemplo, la imposibilidad de la democracia en una nave espacial, que a todos los efectos es un pequeño mundo en sí, le parece algo tan de sentido común que nunca lo cuestiona. Muchos de los problemas con los que se enfrentan son expuestos con gran didactismo, pero no resueltos, lo que no deja de ser algo decepcionante. Se nos explica los factores que deben tenerse en cuenta para una campaña de imagen, pero no se nos describe como fue la campaña subsiguiente. En otras ocasiones hace cosas parecidas, describe un problema, los protagonistas o el narrador enumeran las opciones de las que disponen, y eso es todo, a otra cosa mariposa.

No todo tiene que ser un relato-problema Asimoviano, es correcto hacer que el lector se plantee preguntas, pero resulta decepcionante que las preocupaciones acuciantes de repente se desvanezcan y no vuelvan a tener importancia en la historia. También habría sido de agradecer demorarse más en algunos parajes. Es una novela corta, en la que se condensan más de cincuenta años de acontecimientos, a veces el ritmo se hace demasiado vertiginoso.

Por lo demás, me ha sorprendido, aunque no debería, lo buen escritor que es Haldeman. Haldeman es un escritor sutil, de cuyas habilidades no me daba cuenta cuando tenía trece años. Es capaz despertar muchas sensaciones en sus lectores con muy pocas palabras, de pasar de la comedia al drama en unas pocas líneas. Por ejemplo, pocas veces he visto mejor reflejada la fascinación por la música con mayor habilidad que en la breve evocación de las manos de una pianista acariciando sus teclas. Sabe ser lírico y evocador cuando conviene. Debe de ser una delicia de leer en ingles, para los que sean capaces de esas cosas.

Por último, bueno, el final, claro. No lo voy a desvelar, pero es cuanto menos,... peculiar. Supone un cambio de temática muy brusco con el resto de la novela y con las dos anteriores, por supuesto. No es solo que empiece una historia nueva, es que concluye la narración poniéndose metafísico y filosófico. Es una reflexión interesante la que hace,... creo. No soy muy dado a las filosofadas, lo mismo podría estar tomándome el pelo, aunque es coherente, con su visión del absurdo de la vida (la vida es grandiosa, emocionante, aterradora e irrelevante). No se que le parecerá a los demás lectores. A mi no es que me haya emocionado, pero tampoco me ha disgustado, Estoy seguro de mas de uno lo encontrará decepcionante. Y por supuesto, hubiera deseado que a Marianne no le hubieran ocurrido tantas tragedias personales los últimos años de su vida.

En fin, ye me he leído el final de la "Trilogía de los Mundos". Ya puedo morir en paz.

domingo, 26 de agosto de 2012

Guy Gavriel Kay desaparece de las estanterias españolas



Esto no es una noticia. Yo lo llamaría una predicción, pero lo correcto es llamarlo especulación. Y mi especulación es que Guy Gavriel Kay va a seguir el mismo camino que emprendieron Robert Charles Wilson y Charles Stross.

Espero equivocarme con Stross, pero el cierre de NGC Ficción y su ausencia en los planes conocidos de Alamut no auguran nada medio.

Estos dos autores tenían en común haber sido descubiertos por "La Factoría de ideas", sello que tiene una estricta política de exclusividad con sus autores. Jamás publican nada de un autor de otra editorial, (aunque lleven mas de diez años sin publicarle nada), y como alguno de sus autores publique algún libro fuera de su editorial, jamás volverá a publicar nada suyo.

A ver, "La Factoría de ideas" está en su perfecto derecho al hacerlo, a fin de cuenta es su editorial y publican lo que ellos deciden, aunque no siento la menor simpatía por esta política. A fin de cuentas, soy un lector, y estas políticas significan la imposibilidad de que aparezca más de un libro al año de un autor que me guste, lo que, aunque bueno para mi bolsillo no lo es para mis adicciones, y en la práctica la desaparición de autores de las estanterías. Y un sentido de propiedad de la obra de otros que no me gusta lo mas mínimo.

El extinto sello "Omicrón", se atrevió a publicar "Spin", una estupenda novela de Robert Charles Wilson, que es lo último que hemos visto de ese autor en España. Y poco después "Omicrón" cerró. Bueno, seguro que sus continuaciones me habrían decepcionado.

Poco antes de que dejase de contestar a los comentarios en el foro de novedades de "La Factoría de ideas", se comentó que ante la publicación de "Accelerando" y "La casa de cristal" por otras editoriales, a partir de ahora que le publicaran ellas.

Ahora leo que en septiembre, RBA inaugura una nueva colección de literatura fantástica, con tres novedades que incluirá "Los caballos celestiales", de Guy Gavriel Kay. En principio debería ser una buena noticia, una nueva colección de literatura fantástica siempre significa más variedad. Pero me temo que la nueva colección durará más o menos un año. Ojalá me equivoque, pero vivimos tiempos de crisis, y es lo que duran mas o menos las colecciones nuevas. Y una vez cerrada podremos dar por muerto a Guy Gavriel Kay en la península ibérica.

En este caso, no se le podrá negar su parte de razón a la factoría. Kay era un autor muy olvidado en España cuando ésta lo rescató, y por lo que leí conseguir los derechos no fue fácil, implicó una larga temporada de hacerle la pelota, y la promesa de sacarle de los estantes del guetto de la literatura fantástica. Y una vez cumplidos los requisitos, ¿como es que de repente aparece una obra suya por otra parte?

En fin, recuerdo con nostalgia los tiempos de mi niñez, cuando te encontrabas libros de Asimov, Clarke y Pohl en colecciones de todo tipo de editoriales.

Lo siento por "The Last Light of the Sun", como acérrimo de Uhtred of Bebbanburg tenía curiosidad de ver lo que hacia Kay con los vikingos y un trasunto de Alfredo el Grande.

sábado, 25 de agosto de 2012

"La ciudad y la ciudad" de China Miéville


La reciente publicación de "La ciudad y la ciudad", me hice postergar una vez mas la lectura de "La estación de la calle Perdido", para sumergirme en su lectura. No puedo decir que lo lamente, puesto que la he disfrutado mucho.

"La ciudad y la ciudad" es una historia policíaca que transcurre en dos ciudades estado Beszel y Ul Qoma, de algún remoto lugar de Europa del este,(Turquía parece estar bastante cerca por ejemplo). La peculiaridad que tienen estas ciudades es que las dos comparten el mismo espacio, son de hecho una sola ciudad, en la que algunas zonas pertenecen a Beszel, otras a Ul Qoma, algunas no se sabe donde están, y un montón, parece que la mayoría, a las dos, de modo que en una misma calle pueden alternar edificios de una y otra, y cada ciudad tiene su propio gobierno, su propia policía, su propio idioma. Los ciudadanos de cada una caminan por sus calles ignorando deliberadamente a los otros, como si fuesen fantasmas de otro plano de realidad, gracias a un adiestramiento en percibir los matices de comportamiento, aspecto y vestimenta que les inculcan desde pequeños.

¿Absurdo? Por supuesto que si, pero China Miéville consigue hacerlo creíble, gracias a un titánico trabajo de reflexión sobre todas las consecuencias e implicaciones de la idea. Así se embarca en lo que mas le gusta, al menos por lo que llevo leído, la recreación novelística de ciudades imaginarias. Reconstruye un espacio urbano con un grado de detalle y una habilidad pasmosas, que hace que uno casi crea estar paseando por su/s ciudad/es. No existe ningún elemento aparentemente fantástico o sobrenatural, este estado de las cosas se mantiene porque sus habitantes lo mantienen, o mas probablemente, lo fingen, porque realmente la separación no es real, y los extranjeros no la perciben. Y a pesar de ello tiene más "sentido de maravilla" que cualquier dragonada o la mayor parte de la ciencia ficción que haya leído este año, que ya es decir.

Aunque la novela consiste principalmente, en la descripción de la ciudad, de su solapamiento y de su intersticialidad, solo se hace farragosa un par de veces, para ello recurre a los tópicos de la serie negra. La narración transcurre al hilo de la investigación que realiza Tyador Borlú, algo morosa al principio, pero siempre entretenida, muy adictiva en los momentos cumbres y en toda la parte final.

La escritura en primera persona impone un estilo sencillo y carente de sofisticación, necesario para ser fiel a la personalidad del narrador, como expone el autor en la entrevista que cierra el volumen, lo que elimina los fuegos de artificio estilísticos de otras obras suyas, una decisión que dependiendo del lector gustará mas o menos, pero que es adecuada a la historia.

La investigación, por desgracia, deja poco tiempo para la introspección, al acabar el libro sabemos casi tan poco sobre Tyador Borlú como cuando empezamos, ni su vida ni sus puntos de vista, su personalidad responde al arquetipo de "policía honrado", e incluso llega a hacer el discursito de "!somos policías! !olvidemos nuestras diferencias!", tan típico de las buddy movies. Todos los personajes resultan bastante esquemáticos y tópicos, en la mayor parte de los casos es una necesidad de la historia, pero a veces se echaría en falta una mayor profundidad. Eso no quita que sea una gran novela fantástica y se merezca todos los premios que ha cosechado.

sábado, 18 de agosto de 2012

Akasa-Puspa



Por fin se hizo realidad este acariciado proyecto de una antología de relatos ambientada en el universo de Akasa-puspa, ese cúmulo globular en el que habitará la humanidad dentro de unos cincuenta millones de años, más o menos. No había vuelto a visitar este universo imaginario desde la publicación de “Mundos y demonios”. Por cierto que mi ejemplar de “Mundos y demonios” fue secuestrado, con mi ingenua colaboración, he de reconocerlo, por mi indigno hermano, para luego seguir el destino de casi todos los libros que me toma prestados, ser olvidado, negar categóricamente su posesión, sin siquiera haber completado su lectura, por lo que, si existiera un orden superior en el universo, le esperarían los tormentos de los siete círculos infernales en la otra vida.

He seguido con expectación la preparación de este libro a través del blog de Rodolfo Martínez, y finalmente ha llegado a mis manos, como no, a través de la intermediación de la librería “Estudio en Escarlata”. Llegué a tener mis dudas sobre adquirirlo, la inclusión de ensayos, ilustraciones, me hizo pensar por un tiempo que iba a encontrarme con algo en plan “La guía definitiva de Star Trek”, solo que con un fenómeno español, lo que si bien marcaría la edad adulta del frikismo patrio, pues ya volcaría su interés en productos propios, no parecía demasiado gratificante, pero la presencia de algunos nombres y relatos conocidos, y, ¿Por qué no reconocerlo?, el buen aspecto que tenia en el mostrador, acabaron convenciéndome.

Resulta cansino explicar de nuevo que es Akasa-puspa, los lectores veteranos de ciencia ficción lo sabemos muy bien, y los recién llegados pueden encontrar información fácilmente a través de Internet. O mejor aún: ! Pueden comprarse el libro¡ En él viene todo muy bien explicado.

Akasa-Puspa queda convertido en un universo compartido, abierto a que otros autores utilicen el escenario para narrar sus propios argumentos. Una idea interesante, porque siempre he encontrado que los propios Aguilera y Redal infrautilizaron este escenario, no por la poca cantidad de escritos, que también, sino por que, con el hallazgo de la esfera, las novelas no tardan en adscribirse al género “exploración de objetos gigantes”, que todo sea dicho, me encanta, pero podría ocurrir en cualquier otro escenario. Es mas, estoy casi seguro de el inconsciente les traicionó en algunos pasajes, cuando hablan de la escala de las cosas que encuentran, el tamaño inmenso y tal, y llegan a repetir sin darse cuenta frases de “Cita con Rama” o “Mundo anillo”.

Como toda antología, el estilo y la calidad de los textos es desigual. Como ya dije, no todo son relatos, contiene además tres ensayos, uno de Domingo Santos, donde se cuenta la historia de la publicación de las dos novelas originales, “Escatología física en la saga de Akasa Pulpa”, donde José Manuel Uría hace un análisis de los aspectos de la saga relacionados con la posibilidad de la vida ante los futuros cambios que experimentará el universo. Es un ensayo muy largo, que puede resultar difícil, por la cantidad de conceptos expuestos, pero que está muy bien explicado y resulta muy interesante, si se lee con atención y paciencia. Mi única pega, la relación con los escritos de Aguilera y Redal está un tanto cogida por los pelos.

Por su parte “La vida dentro de veinticinco yugas, el paisaje evolutivo de Akasa-Puspa”, de Sergio Mars , se centra en los aspectos biológicos y en la teoría de la evolución, es mas corto y mas accesible.

Centrándonos en los relatos, muy pronto se demuestra que quien mejor conoce a un niño es quién le ha parido. El plato fuere es, en mi opinión. “Maleficio”. En apenas 70 páginas, Aguilera y Redal nos presentan un enigma, una civilización peculiar y desagradable, unos alienígenas fascinantes, un clímax lleno de emoción, con batalla espacial incluida y una desconcertante explicación final, que lo deja todo bien atado. Emoción, sentido de la maravilla, especulación científica. Un autor anglosajón parece necesitar hoy día al menos 300 páginas para desarrollar lo que contiene esta novelita.

Ari el tonto”, es una especie de cuento de hadas versión hard-sf, tiene su encanto y es ameno.

A partir de ahora distinguiré entre lo que opina el friki que llevo dentro y lo que opina el lector sin complejos.

Del resto de los relatos, mi preferido es “Ciudades” de José Antonio Cotrina. El friki que llevo dentro está desconcertado, o igual es que ya no leo tan atentamente como antes. El caso es que en el relato se habla de que las estrellas han desaparecido, de lo que deduzco que el relato tiene lugar dentro de la esfera, en la tierra, pero el comportamiento de las ciudades no encaja con el descrito en la serie. El lector lo considera un relato imaginativo, lleno de imágenes potentes y momentos impactantes, con un final poético, de lo mejorcito del libro.

Avatar” de Rafael Marín, está bien escrito, como no podía ser menos, pero no acabo de ver tenga mucha chicha, no sé si me entienden.

La velocidad de las sombras” de Alfonso Mateo-Sagasta. Relato correcto, que hace un buen uso del escenario, pero de corto alcance, me ha parecido el más flojo de la antología.

La armonía de la esfera” de Daniel Pérez Navarro. Relato excéntrico, excesivo. El friki no entiende el comportamiento de los angriffs, ni la exhibición de poderes telequinéticos a lo Tetsuo que hace uno de los personajes hacia el final. El tema de “la música para las plantas”, le parece poco creíble. El lector encuentra que los monólogos de otro personaje resultan un poco exagerados. Y así y todo, el relato funciona. Habrá que tener un ojo sobre este Daniel Pérez Navarro.

El misterio de Rosetta” por José Miguel Vilar Bou. Aventura de arqueólogos aventureros, buscando tecnologías de civilizaciones perdidas para vender al mejor postor. Muy ameno, decentemente escrito, la revelación del secreto del planeta, tan adecuadamente nombrado, está llena de sentido de maravilla, y las reacciones que encuentran los protagonistas son realísticamente desesperanzadoras. El friki sin embargo, se queja de que sale un ente a lo villano típico de Star Trek, que encuentra un poco ridículo a estas alturas de la vida, y cuyo comportamiento no queda debidamente explicado. Me parece uno de esos casos en lo que el tópico “son alienígenas, no podemos esperar comprender el sentido de sus actos”, esconde el “para que la narración avanzara, me venía bien que hicieran esto”.

Cuatro confesiones” por José Carlos Somoza. Una tontería simpática. La anécdota podría haber ocurrido en cualquier otro escenario.

La textura de las palabras”, por Felicidad Martínez. Esta mujer coge el toro por los cuernos. Coge uno de los temas menos interesantes entre los que podría optar, la vida cotidiana de las mujeres ksatryas, que recordemos que son cegadas al nacer y que viven recluidas en subterráneos, y construye con ellos su historia. Hace un gran trabajo a la hora de imaginar como percibe el mundo una persona ciega de nacimiento, criada entre otras también ciegas, el tipo de sociedad que podrían crear, las relaciones entre ellas y sus supuestos amos masculinos, pues pronto comprenderemos que las cosas no son tan simples como parecen y que la mentalidad ksatrya no está ausente en ellas (por desgracia en mi opinión, putos espartanos…..) Sin embargo, falla a la hora de contar una historia. Es un relato que te lo pasas entero esperando que pase algo, y parece que va a pasar algo, porque esta ese tipo loco molestando y esas víboras intrigantes, pero en vez de ocurrir, lo que tenemos es, principalmente, una madre explicando las verdades de la vida a su hija, (genial por cierto el órgano que emplean los hombres para la visión), mientras no hacen nada. Y al final, cuando finalmente pasa algo, no tiene el menor impacto dramático y la historia se acaba sin más.

Poker para cinco ases y tres comodines” por Yoss. El friki se queja de que, a pesar de lo que dice la introducción, no mantiene la plausibilidad científica, para empezar aparece el viaje más rápido que la luz y un virus informático que afecta a todo tipo de tecnología, independientemente del lenguaje en que se escriban los programas, de su sistema operativo o de cómo codifiquen la información, justamente como en “Independence Day”, y de que el narrador se supone que es Oannes, aunque su modo de hablar no se parezca en nada al Oannes que conocemos y queremos (es un decir) Al lector, que se conoce requetebién este universo, le aburre que le vuelvan a contar una y otra vez cosas que ya sabe, y es que emplea mucho tiempo en volver a contar cosas bien establecidas en libros anteriores (y en relatos anteriores de este mismo volumen, y en ensayos anteriores de este mismo volumen). Además el lector encuentra el lenguaje en el que está escrito demasiado alambicado, demasiado rebuscado. Creo que se esfuerza tanto por impactar, que llega a parecer pedante. Tiene el mérito de que aúna los elementos mas dispares del universo. En ese sentido, podría decirse que es el relato que mas provecho logra sacarle al escenario. En cualquier caso es bastante ameno, y juega con ideas interesantes.

En fin con sus mas y sus menos, un libro muy interesante y digno de tener en sus estanterías. La rotulación, la maquetación, el lomo, la ilustración, la introducción, la inclusión de ilustraciones, vamos todos los aspectos editoriales, no es que estén a la altura de una edición profesional, sino que la superan. La única palabra que me parece adecuada para describir estos aspectos, por más que suene cursi, es amor. Este libro es una muestra del amor y el cuidado que han puesto en él sus distintos elaboradores. Sólo puedo encontrarle un defecto, si me lo permiten, la imperdonable ausencia en él de algún relato de su coordinador.

jueves, 16 de agosto de 2012

Grandes directores malos: Mario Bava, el giallo italiano



La reputación de Mario Bava solo puede explicarse por las inmensas tragaderas de los aficionados al género fantástico. Si haces búsquedas por Internet, o incluso consultas las críticas de los periódicos, capaces de defender bodrios como “La furia de los vikingos”. Parecerá que nos encontramos ante un genio del séptimo arte, y tal vez lo fuera, pero sus películas apestan.

Considerado el padre del giallo italiano, Mario Bava tenía una imaginación visual portentosa. Sin duda fue uno de los mejores directores de terror italianos. Era un gran creador de atmósferas. Poseía una gran habilidad para el suspense. Y todo ello no bastaba. Su cine es la mejor demostración que existe de que el cine es una labor de equipo, y un delantero centro superdotado no es capaz de ganar la liga el solito.

Para empezar sus guiones son malos con avaricia, y muy a menudo participó en ellos, así que no está libre de culpa. La fotografía de todas sus películas suele ser lamentable, aunque el tiempo no ayude. La música, deleznable, salvo un piano melancólico que aparece casi siempre, y lo peor de todo: los actores.

En “Barón Sangriento”, contó con un envejecido Joseph Cotten, que hizo un trabajo bastante correcto, en “El diablo se lleva a los muertos”, Telly Savalas hace una interpretación divertida, que no buena. Sus admiradores destacarán a Christopher Lee en “La fustra e il Corpo”, aunque la verdad, doblado al italiano no se puede apreciar gran cosa, y no es que haga un alarde de expresividad precisamente.

Y es una pena, porque efectivamente, era un gran director. En “Seis mujeres para el asesino ”, el ambiente, la escenografía, es puro Hitchcock. “La máscara del diablo”, redefinió el terror en su día, es una obra que influyó mucho en las adaptaciones de Poe de Roger Corman y en Tim Burton, que aún hoy se puede disfrutar, pero que consta de un argumento infantil y tontorrón. Cosa extremadamente habitual en el cine de terror, por otra parte. “La fustra e il Corpo” es una obra maestra del cine gótico, en la que añade sadomasoquismo a las mansiones embrujadas, depauperada por un final rebuscado y poco impactante. Y paren de contar. El resto de sus películas no durarían ni diez minutos al espectador casual que hace zapping.

Caso especial merece “Terror en el espacio”. Un amplio segmento del mundo friki considera que “Alien: el octavo pasajero” no era mas que una copia de “Terror en el espacio”. Ridley Scott afirma no haberla visto nunca. Fuera de que sea una historia de terror ambientada en una nave espacial, no tienen prácticamente nada en común, salvo el cadáver momificado y gigantesco en el puente de mando de la astronave alienígena defenestrada, lo que, reconozcámoslo, es sospechoso. Pero mientras que la película de Scott ha envejecido dignamente, la de Mario Bava no hay quien la soporte. Y eso que Mario Bava era mucho mejor director que el generalmente insulso Ridley Scott, la diferencia se encuentra en el equipo del que supieron rodearse. Y mientras el de Alien es magnífico, el de “Terror en el espacio” es vomitivo. Y el cine es una labor de equipo.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Ha muerto Harry Harrison



Es triste que esta sea la primera entrada que dejo en mi blog acerca de Harry Harrison, un autor por el que siento especial predilección, aunque hayan pasado años desde que se publicó por última vez algún libro suyo, de hecho, me parece que Minotauro dejó incompleta la publicación la publicación a cachos de un libro de relatos suyo. Se nos ha ido Harry Harrison, con lo que ya no queda casi ningún exponente de aquella generación de escritores que definió lo que hoy día llamamos ciencia ficción. De los grandes, creo que ya solo queda Frederick Pohl, de quien espero hablar antes de que se muera porque haya leído algún libro suyo.

Harry Harrison está considerado un autor menor. No fue un gran innovador, ni por sus ideas ni por su estilo. No se le conoce ninguna obra maestra unánimente reconocida, a menos que consideremos así "Bill, héroe galáctico", una muy divertida sátira anti militarista, en la que también aprovecha para parodiar la capital del imperio galáctico de Asimov. Escribió varias parodias y no dudaba en reírse de obras del género por las que tenía indudable cariño. Fue ecologista antes de que estuviera de moda serlo, y no acababa de gustarle el modo en que los más jóvenes enfocaban la protección del medioambiente, como si fuera una especia de religión... Su obra mas adulta, que no he leído, parece ser "Hagan sitio, hagan sitio", y hay quien dice que la adaptación cinematográfica "Soylent Green", es mejor. Es posible, en la novela no puede aparecer Edward G. Robinson.

Harry Harrison era un autor simpático y divertido. La mayor parte de sus novelas eran historias de aventuras, meros entretenimientos sin pretensiones, pero entretenimientos de calidad, bien escritos, con argumentos inteligentes, momentos brillantes, personajes tópicos, pero bien trazados, un gran sentido del ritmo, y mucha ironía. La ironía y la desconfianza hacia los militares son las principales constantes de su obra, diría incluso que su obra se unifica por la plasmación de las personas sensatas por evitar que los militares lo manden todo a freír espárragos.

Recuerdo que cuando estuve leyendo el Flash Gordon de Dan Barry, no pude evitar pensar que algunas de sus aventuras parecían obra de Harry Harrison. Nunca he sabido si esas historias en particular lo eran, pero podéis comprender mi sorpresa cuando descubrí que Harry Harrison había sido guionista de Flash Gordon, durante la época de Dan Barry. Además era dibujante, y aunque creo que nunca llegó a vivir de ello, llegó a publicar alguna cosa.

Era un autor que hacía que mereciera la pena pasar un rato leyéndole, que nunca defraudaba a la hora de entretener, y que lo hacía sin insultar la inteligencia y la sensibilidad del lector. Supongo que a eso le llaman ser un "autor menor".

jueves, 19 de julio de 2012

"Comerciantes de las estellas" de Poul Anderson



La publicación de un libro Poul Anderson es una magnífica noticia. Este ejemplar ha sido publicado en "Los libros de Barsoon", colección dirigida por la dirección de la revista Barsoon . Barsoon es una publicación de "La hermandad del enmascarado", una asociación cultural sin ánimo de lucro cuyo propósito es promover y rescatar la literatura popular, el pulp, el folletín y la novela popular española. Personalmente, yo lo adquirí en la librería "Estudio en Escarlata", de Madrid. Un respeto a todos ello.

Existe un gran consenso sobre que los tres grandes de la ciencia ficción son. Robert A. Henlein, Isaac Asimov y Arthur C. Clarke. Bien, a mí me gusta hablar de los cuatro grandes, uno de los cuales es Poul Anderson y ninguno de los cuales es Robert A. Henlein, al menos eso creo de momento. Y no es por su supuesta carga derechona, sino porque jamás he apreciado su supuesta maestría narrativa. Seamos francos, Poul Anderson estaba bastante mas a la derecha de dios que Robert A. Henlein. En los relatos que componen este libro, por ejemplo, podría pensarse que hay una exaltación del capitalismo y la libre empresa. Nada mas lejos de la realidad, si les dedica alguna simpatía, es porque veía al empresario como una versión moderna del señor feudal que vela por sus súbditos, o eso creía Poul Anderson, para él, el capitalismo occidente es cosa blandengues liberales incapaces de subirse la cremallera de sus propios pantalones. !El feudalismo si que molaba!. En toda su obra hay una constante: la nostalgia y la exaltación del feudalismo. Nicholas Van Rijn incluso hace que sus hombres de confianza le presten juramento de lealtad. !Ja,ja,ja! Una medida que nunca sirvió de nada en las sociedades medievales, donde, ya se sabe, los juramentos se hacian para romperlos y nunca hubo un ser mas traicionero que un señor feudal, como para intentar aplicarla en el mundo empresarial, cien mil veces mas corrupto. Me pregunto como le habría hido a Van Rijn en el mundo real.

Dicho esto vayamos a por este libro en sí. Como su nombre indica, trata de las aventuraras de diversos comerciantes galácticos y sus contactos con culturas mas atrasadas. Anderson era un gran creador de mundos, su maestría en crear mundos y culturas alienigenas es indiscutibles, aunque abuse un poco de las sociedades mas o menos medievales pobladas por guerreros orgullosos. Siempre estuvo a caballo entre la ciencia ficción hard, con una buena base científica, y la variante mas pulp y aventurera, con lo que no es de extrañar que este libro uno se encuentre lo mismo con descripciones de novas y ecologías basadas en el amoniaco que con batallas espaciales y duelos a punta de espada, pero es el componente aventurero el que predomina.

Los aficionados a su obra agradeceremos el reencuentro con Nicholas Van Rijn y David Falkayn y su grupo de comerciantes. En la parte negativa, tengo la impresión de que los relatos mas interesantes habían sido publicados ya en diferentes revistas y compilaciones, y uno se encuentra aquí con los restos. Eso no quiere decir que carezca de interés, pero echo en falta obras maestras como "El escondite". De los relatos incluidos, "La llave maestra" me ha parecido el mejor, por los fascinantes alienigenas que presenta y su maestría narrativa. "La rueda de las tres esquinas", es casi igual de bueno y además se mete con los fanatismos religiosos. "Territorio", comporte muchos puntos en común con "La llave maestra". Nicholas Van Rijn derrocha carisma y es un buen relato, pero me ha parecido mas estereotipado. "Esaú (Derecho de nacimiento)", está bien mientras describe el mundo en el que tiene lugar y la amenaza a la que éste se enfrenta, pero lo resuelve todo de un modo un poco tonto. "El sol invisible", es seguramente el mas flojo, una aventurilla contra una belicosa cruzada galáctica surgida de nadie sabe donde. "Equipo de comerciantes", es el mas largo, cien páginas prácticamente una novela. En el todo se subordina a la aventura. Los sofisticados protagonistas descubren lo peligrosos que pueden ser unos bárbaros atrasados. Es un relato con mucho humor e ironía, que aunque no aporte mucho al intelecto, resulta delicioso. Este y el anterior, y tal vez todos, pueden resultar un tanto machistas para la mentalidad actual (por poner un ejemplo Falkayn conquista a la chica de la historia cuando esta ve lo que es capaz de hacer espada en mano). Por último "La estrella del destino", es una especie de prólogo de la novela "Mirkheim", cuyos lectores echaban en falta (yo lo hice). En el se insinúa ya el tono elegiaco que presidirá dicha novela y se plantea un interesante escenario astrofísico.

La edición es impecable, buen papel, buena letra, atractiva ilustraciones, una introducción que incluye una cronología de la saga. Si acaso, me ha parecido detectar algún error de típico de traducción confundir sensato con sensible y cosas así.

El Poul Anderson de estos relatos es un autor joven, muy influenciado por los pulps, que todavía no cae en los excesos líricos y poéticos que darán luego mayor atractivo a su prosa, para en su etapa final volverla repetitiva y amanerada. Es un autor que busca capturar la atención del lector, para asombrarse y divertirle. Puede decirse que lo consigue. No es la mejor antología suya que he leído, pero no es mal libro que leer. Los aficionados a la ciencia ficción clásica no deben perdérselo.

lunes, 16 de julio de 2012

Grandes directores malos: Henry Hathaway, el artesano prolífico



Inauguro sección dedicada, en cierto modo, a aquellos directores de cine cuyo talento nunca se correspondió con la calidad de sus películas. O tal vez si. Las cosas a menudo son complicadas y existen muchos puntos de vista distintos. Y empiezo a lo grande con Henry Hathaway, un director que tal vez no se corresponda con el título que he elegido, puesto que, en realidad Henry Hathaway si era un buen director.

Poseedor de una narrativa sencilla y eficaz, emparentada con la des los grandes clásicos como John Ford y Howard Hawks, Henry Hathaway tenía un sentido del ritmo envidiable, sabía perfectamente como tensar un relato, cuando poner la pizca de humor, cuando llegar al momento sentimental, y, si a la historia le convenía, era capaz hallazgos visuales y de grandes momentos de tensión.

Repasando su abultada filmografia, encontramos que dominaba no pocos géneros, y me veo casi en la obligación de cambiarle la etiqueta, pues, "El beso de la muerte" y la primera versión de "Valor de ley", son prácticamente clásicos, y tiene otros muy atractivos, como "Nevada Smith", "Los cuatro hijos de Katie Elder", "El correo del infierno", "Tres lanceros bengalíes", se le acercan mucho y son muy disfrutables.

¿Porque entonces este cineasta, que jamás ganó un oscar, permanece olvidado por la crítica y solo le recuerdan cuatro cinéfilos amigos del Garci que como mucho lo consideran "un buen artesano"?. Bueno, empecemos por decir que no hay nada malo en ser "un buen artesano", y que es mas de lo que se puede decir de la mayoría de los directores del Hollywood comercial actual. Henry Hathaway era mas un trabajador que un artista, se limitaba a hacer aquello por lo que se le pagaba con envidiable profesionalidad. Un crítico dijo de él que "cometía el pecado imperdonable de no trabajar siempre al cien por cien de sus posibilidades". O algo parecido. Independientemente de las palabras exactas, es cierto. Firmó algunos bodrios, hizo películas de propaganda, y era totalmente impersonal.

Era lo que llamaríamos un director de estudio. Normalmente no le importaban las historias que contaba ni sus personajes. Se limitaba a que la pareja protagonista saliera guapa, la peli tuviera sus momentos de emoción y sus momentos supuestamente conmovedores y pasaba a otra. Y el tema de los momentos "supuestamente conmovedores", le ha pasado factura a su cine. Lo que en su día podía ser conmovedor, hoy parece amanerado y lacrimógeno y, sobre todo, de un rancio ultraconservadurismo cristiano que quita el hipo. Eso hizo su cine tanl exitoso como perecedero. Era un cine hijo de su época, que a los paladares modernos les resulta ahora demasiado añejo, pero de innegable calidad, que a pesar de todo, legó algunos titulos memorables a la posteridad.

lunes, 9 de julio de 2012

"El enredo de la bolsa y la vida" de Eduardo Mendoza



Eduardo Mendoza regresa a la comedia policíaca con una nueva aventura del detective sin nombre al que yo siempre me he referido informalmente como "el loco" No hay mucho que decir, es una buena noticia y un buen libro. Muy entretenido muy divertido y bien escrito. Como en todas las novelas de la saga el autor subvierte las reglas, no ya de la novela negra y policiaca, sino del propio lenguaje, de modo que no es solo que la trama pueda resultar alambicada y delirante, sino que el modo de expresarse de su peculiar narrador también lo es, la frases se alargan, se ramifican y vuelven a su origen, los lugares comunes se retuercen una y otra vez, de modo que uno sabe como empieza una frase, pero nunca como puede terminar, y con todo y con eso tiene tiempo para crear personajes inolvidables como el abuelo Siau, hacer un retrato irónico de la vida actual, reflexionar sobre el paso del tiempo y la vida, brindarnos un final con no pocos posos de amargura que puede dejar descolocado a algún lector, y que, a su modo, a pesar de sus descerebrados protagonistas, es serie negra al ciento por ciento,

En fin, un entretenimiento, no exento de cargas de profundidad, que digo, un magnífico entretenimiento. Tal vez no sea la mejor pieza de la serie, yo hubiera preferido despedir en mi imaginación al protagonista organizando atracos con los que ganar lo suficiente para ir a estados unidos a buscar a un improbable amor, pero sigue siendo una lectura completamente recomendable.

PD: Que fácil es criticar, señalar errores, objetivos o imaginarios, pero que difícil es encontrar motivos lógicos y razonados para explicar que algo te ha gustado mucho.

lunes, 2 de julio de 2012

"El invencible" Stanislaw Lem


El "Invencible", es el nombre de un crucero espacial de la armada de la Tierra. Como en las películas de serie B, arriba a un planeta desértico para investigar la desaparición de otra nave de similares características a la suya. En seguida, los expedicionarios empiezan a caer unos tras otro. Esta parte son cerca de dos terceras partes de la novela. Se lee bien, pero le falta garra. Las peripecias se suceden con algo de rutina, a buen ritmo, pero sin auténtico impacto emocional. Stanislaw Lem no parece interesado en el terror o la aventura. Los personajes son un nombre y una especialidad. En contadas ocasiones se añade algún detalle físico o de carácter. Son muchos, pero excepto el astronauta (el capitán de la nave), y el navegante (el protagonista y segundo al mando), carecen por completo de importancia.

La explicación al misterio del planeta se da casi por generación espontánea. De repente, un personaje dice: "He tenido una idea", y da una breve conferencia en la que se explica todo, que a nadie se la había ocurrido antes, pero con la que todos los científicos están de acuerdo. Esa idea, por cierto, es fascinante. Por desgracia, en este mundo todo está inventado y llevo toda mi vida leyendo. Me recuerda mucho al relato de Poul Anderson "Epílogo", creo que James P. Hogan la utilizó y Juan Miguel Aguilera y Javier Redal la incorporaron a la mitología de Akasa-Puspa. Algunas de sus corolarios, supuestamente mas atrevidos como que la inteligencia no sea el pináculo de la evolución y que la especie predominante carezca de ella, que en su día pudieron suponer un mazazo a las creencias preestablecidas occidentales me resulta de puro sentido común, lo que supongo que significa que tengo muy interiorizada la teoría de la evolución. Bien por mí y continuemos.

En el último tercio de la novela, las cosas se animan. Normalmente armaría un escándalo porque las cosas se animen solo en el último tercio. !UNA OBRA DE FICCIÓN DEBERÍA SER ADICTIVA DESDE LA PRIMERA PÁGINA!. Pero esta novela es corta muy corta, así que no se puede decir que haya sido toda una travesía del desierto lo que hayamos tenido que afrontar para llegar a la tierra prometida. Hay una batalla bastante épica. Las desoladas y deprimidas reflexiones de Rohan (el navegante), en las que se expone la tesis moral de la novela, son de lo mejor de la misma. A continuación, la conversación con el astronauta resulta conmovedora, y en ella, si que hay un buen desarrollo de personajes.

Al igual que en "Fiasco", en el climax final el protagonista se enfrenta en solitario a un mundo alienigena, en lo que quizás sea un rasgo de estilo del autor.. Un climáx lleno de desesperación, futilidad, e incluso sentido de la maravilla. En fin una novela corta, sencilla, amena interesante y muy brillante en su parte final.

domingo, 24 de junio de 2012

"Yugurta" y "Buck Danny"

Me salgo un poco de lo habitual para hablar de cómics. Ya hace unos meses que la editorial Ponent Mon publicó sendos integrales de Yugurta y Buck Danny.
Una edición mas que correcta. ¿Como es el interior?




Pues el estilo de Yugurta es simétrico. Quiero decir que en los primeros albúmes el dibujo es malo, pero promete (Herman se acabará convirtiendo en un grande del cómic, pero todavía no lo era cuando los dibujó), y el guión es comprimido, parece que quieren meter demasiadas cosas en muy pocas páginas. En cambio en los últimos, el estilo de Franz ya está consolidado, presenta un acabado mas trabajado, pero no es muy bueno, y el guión es decompressing, se emplean páginas y páginas para que no pase casi nada. Los personajes son muy esquemáticos, al protagonista no hay quien se lo crea de puro bueno, y el vestuario es ridículo. Ideológicamente es agradable, pone fatal a los cabrones del imperio romano y hay una cierta exaltación de la rebeldía y la búsqueda de utopías, pero no es una obra que merezca la pena, salvo para los que sean muy fans de las historias de romanos.






En Buck Danny la calidad del dibujo es uniforme: es malísimo. Feo con ganas. Se trata de historias de aventuras en la segunda guerra mundial, así que es militarista con ganas. Los héroes son tipos de una pieza, valientes, heroicos y mayormente malos. Los malos son malos a rabiar, pero que muy malos, muy malos. Incluso diría que hay momentos involuntariamente racistas: hacia el final se revela que los mas malosos de los malos pertenecen a una maligna sociedad secreta que pretende expulsar a todos los blancos de Asia, lo que parece salido de un delirio de Robert E. Howard, como si los orientales fueran todos iguales y una amenaza para la raza superior. . Por otro lado, Charlier, como siempre, abusa de los textos en sus guiones y puede llegar a cansar y resultar farragaso. Además, hay veces en que se enrolla demasiado con un problema puntual, que, a pesar de lo dramático o peligroso que sea, (un incendio, un naufragio), no hace mas que demorar el avance de la historia.

A pesar de ello, Charlier es mucho Charlier, es sin duda uno de los mejores guionistas de comics de todos los tiempos. Su habilidad para crear intriga y suspense, para llevar las situaciones al límite, para enfrentar las inteligencias de sus héroes contra la de sus villanos, no tiene parangón, y resulta un comic muy entretenido y emocionante. Es un producto algo ajado, no se lo recomiendo a ningún fan de los superheroes, ni de los mangas, pero si a los fans de las aventuras clásicas. Los que se criaron con Julio Verne por ejemplo, puesto que comparten la obsesión con la documentación y la verosimilitud científica, descubrirán que como narrador de aventuras no le llegaba a la suela de los zapatos a Charlier. Le agradezco esta edición a Ponent Mon, así como la de "Barba roja", ya en preparación, y me pregunto: ¿Que ha pasado con "Michel Tanguy"?

viernes, 15 de junio de 2012

"Estigia" de Angel Torres Quesada



De los escritores españoles de género fantástico que me gustan, Angel Torres Quesada es sin duda el que menos me gusta. También es del que tengo mas libros, y el único al que podemos considerar un escritor de ciencia ficción, a secas, puesto que todavía no he leído una obra suya que no pertenezca al genero, aunque creo que tenerlas las tiene. Es el que menos me gusta porque carece por completo de virtudes literarias, ni su estilo ni sus personajes son interesantes, ni tampoco hay especulaciones interesantes, ni científicas ni de cualquier clase, y sus finales son a veces casi tan decepcionantes como los de "Perdidos" o "Battle Star: Galactica".

Lo de Quesada es el entretenimiento puro y duro. Admiro su sentido del ritmo y su capacidad para intrigar al lector y jugar con él. A veces parte de premisas impactantes, y a su modo, experimenta. En vez de contar sus aventuras siempre del mismo modo, juega con la estructura, las líneas argumentales paralelas, los puntos de vista y ese tipo de cosas, Aparte, aunque no sea especialmente profundo, toda su obra tiene un coherente discurso en contra de los fanáticos religiosos y las tiranías (o dictaduras). Queda bastante claro en que país nació y cuando se crió.

En el último par de años parece estar experimentando una nueva primavera creativa, de la que tengo pendiente ocuparme. He empezado por "Estigia", a lo que veo segundo volumen de la colección "Atanor Imagina". Buena suerte chicos, que hay que ver como está el patio. Ubicada en el mismo universo que "Los vientos del olvido", en el que se ha producido la persecución y el exterminio del islam, sin desvelar mucho diré que es la historia de una colonia que ha sido destruida por el ataque de una especie autóctona y que se centra en la lucha de los supervivientes por apoderarse de unas cápsulas de hibernación que contienen mujeres.

La novelita es entretenida, y poco mas. Ya es bastante, pero no es de lo mejor que ha hecho Quesada. Buen ritmo, una cierta intriga, un anti héroe que se nos va rebelando poco a poco, mediante revelaciones, que no flashbacks, pues no hay espacio suficiente para ello. Revelaciones, que a veces resultan contradictorias. No es tan exagerado como en Wyharga, donde podías encontrarte que en una misma página decía una cosa, y luego un par de líneas mas abajo decía lo contrario, pero casi. El caso mas extremo es la página 94, donde el narrador dice: "No sé que hicieron con el cadáver de Arthur, si lo enterraron o lo llevaron lejos del Centro para que algún bicho rezagado se lo comiera. Más tarde me enteré de que le habían dado sepultura en una fosa poco profunda." Pero a ver ¿lo sabes o no lo sabes? ¿si nunca lo supiste como te enteraste de que lo sepultaron en una fosa poco profunda.

Este tipo de contradicciones me han hecho pensar que Torres Quesada apenas revisa sus manuscritos, y se va inventando el argumento sobre la marcha, seguramente porque así se divierte mas al hacerlo. Genial, uno debe disfrutar de sus aficiones, pero los productos suelen estar mejor acabados cuanto mas te aburras y te desesperes con ellos. En fin, personajes burdos y poco perfilados, diálogos forzados y poco creíbles, mucha acción y un final mas bien desagradable. No está del todo mal, pero no es de los mejores trabajos de su autor. Y el precio es totalmente injustificado, y no es que sea alto, es que el libro es muy corto, porque lo que Ángel Torres Quesada nos está entregando es un revival de su tiempo de escritor profesional de librillos, alargado, no por su extensión, sino por el tipo de letra y el espacio entre línea.

viernes, 8 de junio de 2012

Infierno nevado


Dice la cotraportada de este libro: "Fue H.P Lovecraft, la noche de Todos los Santos de 1937, quien primero tuvo la visión de una cohorte de legionarios adentrándose por las ignotas cumbres nevadas de los vascones en busca de antiguas razas y terribles dioses". O mas explícitamente como dice el autor al final: "escribía una carta a su amigo Donald Wandrei en la que le contaba un sueño especialmente vívido que había tenido la noche de todos los Santos [....]el mismo Lovecraft aparecía como el cuestor L. Caelius Rufus, enviado para dilucidar un misterio relacionado con extraños cultos y sacrificios humanos realizados en las montañas por una "Raza Antigua" que tenia amedentrados a los primitivos vascones. Las autoridades romanas deciden intervenir y una cohorte de legionarios es enviada hacia las montañas nevadas para impedir el inminente akelarre.". Menudos sueñecitos que tenía el loco de Providence

Admiro la habilidad para las obras públicas de la antigua Roma. Creo que fue un pueblo de grandes arquitectos y albañiles, pero personalmente siempre he estado a favor de los bárbaros, no puedo decir que sea mi periodo histórico favorito, por mas que la serie de televisión "Spartacus" haga lo que pueda para hacerme cambiar de opinión con su versión de sexo y violencia. Aún así , siempre me han hecho tilín las historias de legiones pérdidas en confines salvajes e incivilizados. Con estos precedentes es difícil resistirse a hacerse con el libro. La pregunta que siempre hay que contestar es: ¿mereció la pena la compra?. En su mayor parte. Infierno nevado es una novela muy entretenida y está bastante bien escrita. Sobra en mi opinión el prologo y el epilogo, que no aportan nada a la historia, e incluso los esfuerzos de Gneo Pompeyo para echar tierra al asunto parecen poco plausibles e innecesarios.

Tal vez haya un exceso de retórica, de abusar de las imágenes y los adjetivos para intentar ser mas impactante, pero aún así la historia funciona muy bien. El pasaje de la partida de la expedición es magnífico. El centurión Arranes es un personaje muy bien construido, gracias mas a sus errores que a sus azañas, sus contradicciones y defectos son los que le humanizan. No así su rival y antagonista Marco Arrio, que no deja de ser el típico villano sádico. Ismael Martinez Biurrun sabe crear ambientes intrigantes y opresivos y dosificar la acción y el dramatismo con buen sentido del ritmo, para mantener la atención del lector a medida que va acelerando progresivamente el tempo narrativo.

El único problema en mi opinión es el final. Se cumple perfectamente aquella máxima que dice que el miedo es mas profundo cuando no vemos la causa de nuestro terror. Lovecraft se las apañaba para salir de esos atolladeros. Las monstruosas revelaciones a las que se enfrentaban sus protagonistas al final de sus relatos eran el cierre adecuado a los mismos, el climax. En cambio, aquí, cuando el monstruo realiza su striptease, su aparición no está a la altura de lo imaginado, su presencia intuida pero oculta resulta mucho mas terrorífica que su realidad, deviniendo en un final al estilo de las películas de Harry Harryhausen